El pasado día 2 de Enero, Arabia Saudí ejecutó a 47 personas, entre ellos el líder religioso chií Sheikh Nimr Baqir al Nimr. Estos hechos han desatado una espiral de tensión con Irán y otros países que amenaza con desestabilizar aún más una región sumida en la violencia, la guerra y la inestabilidad.

Hemos conocido que los Reyes de España tienen programada su primera visita oficial bilateral a Arabia Saudí en el próximo mes de febrero. No pensamos que sea razonable que una institución como la monarquía, supuestamente neutral y que debe promover los valores compartidos por la ciudadanía española, realice una visita oficial a un país como Arabia Saudí, en el que las mujeres sufren una discriminación sistemática cotidiana (ni siquiera se les permite conducir), los defensores y las defensoras de los derechos humanos sufren una represión continua, y donde se están produciendo hechos como los mencionados arriba, que deben ser motivo de preocupación y condena. Por esa razón solicitamos al Gobierno y a la Casa Real la suspensión de esa visita.

Como hemos demandado en repetidas ocasiones, solicitamos también una rendición de cuentas exhaustiva por parte del Ministerio de Defensa sobre la colaboración militar y la venta de armas a países sobre los que pesan acusaciones de violar los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. Entre 2003 y 2014, según datos del propio Ministerio de Defensa, España vendió un total de 725M€ en armas a Arabia Saudí.

Somos partidarios de re-enfocar las prioridades de nuestra política exterior. Por ello sugerimos que en los meses venideros nuestro país apoye más bien a países como Túnez, donde la democracia se abre paso con mucho esfuerzo y donde nuestra colaboración podría suponer una ayuda importante para asentar el proceso de transición política, reconocido hace apenas unos meses con el Premio Nobel de la Paz.