Podemos irrumpe en el Congreso de los Diputados, también en nombre de las personas migrantes. El pasado mes de noviembre, fuimos pioneros en solicitar una comparecencia en el Pleno del ministro del Interior para hablar del trato que reciben los migrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE)

Los CIE son establecimientos dependientes del Ministerio del Interior donde se custodia, hasta el momento de su extradición, a quienes llegan a nuestro país sin documentación en regla. Es decir, se trata de espacios no penitenciarios donde -sin embargo- se priva de libertad y en los cuales no se ofrecen condiciones dignas de habitabilidad, como denunciaron los propios internos del CIE de Aluche (Madrid) durante la noche del pasado 19 de octubre.

Los motines acaecidos en dicho centro dieron pistas sobre la opacidad con la que se están gestionando estos espacios, muy especialmente en lo relativo a la aplicación y al respeto de los derechos humanos. Algunos internos se organizaron para llamar la atención de las organizaciones en defensa de los derechos humanos, denunciando tratos denigrantes, torturas y otras situaciones de una gravedad inadmisible en un Estado de derecho.

Ante estos hechos, durante esa noche los miembros de Podemos de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, Irene Montero, Ione Belarra, Rafa Mayoral y Juan Antonio Delgado, acudieron al CIE de Aluche para ser testimonio de los hechos que estaban sucediendo y tener información de primera mano. Asimismo, acudieron para mostrar su protesta y disconformidad otros portavoces de nuestra formación, como Íñigo Errejón, Rita Maestre o Ramón Espinar.

Más tarde, el grupo parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea solicitó de manera oficial una comparecencia en el Pleno del Congreso del ministro Juan Ignacio Zoido, con el fin de que explicara qué hay de cierto en dichas denuncias, qué gestión exacta se está haciendo en estos centros y si se están respetando la legalidad y los derechos humanos.

Como era de esperar, el PP votó en contra de esta solicitud. Pero además, tanto el PSOE como Ciudadanos se abstuvieron, lo que demuestra cómo, de nuevo, la vieja política da la espalda a otra demanda de un sentido común al que Podemos representa en el Congreso.