Un año más hay miles de razones para llenar las calles de reivindicaciones feministas y apoyar el paro en el 8 de marzo. Desigualdad salarial, violencia machista, que en España lleva ya 21 asesinadas en lo que va de año, discriminación y violencia contra las personas Lesbianas, Gays, Transexuales e Intersexuales (LGTBI+), crisis de cuidados, feminización de la pobreza y las migraciones o la fina lluvia de micromachismos que inundan toda la sociedad de cultura machista son solo algunas de las razones por las que, otra vez, debemos salir a la calle, apoyar el paro y recordar que sin igualdad entre hombres y mujeres no hay democracia.

Además, el 8 de marzo nos recuerda que la agenda feminista ha de ser necesariamente internacional y debe abordar, junto a los problemas específicos en cada territorio, los fenómenos o procesos internacionales que están en su raíz: el patriarcado, el capitalismo y el racismo. Debemos reforzar los múltiples lazos que unen las diversas luchas feministas para convertirla en una lucha global.

Por eso, desde la Secretaria de Relaciones Internacionales de Podemos queremos recordar algunas de las prioridades de nuestra agenda internacional feminista en la que vamos a profundizar en alianza con las organizaciones feministas:

  • La lucha contra el feminicidio global que pone a las mujeres en la diana de la violencia machista y que, día a día, implica discriminación, violencia y muerte para millones de mujeres en todo el mundo por el simple hecho de ser mujeres. Responderemos a las reformas legislativas reaccionarias, como las que se han producido o intentado en Rusia o Polonia, y contra los recortes que en muchos países se han producido en la lucha contra la violencia machista.
  • La lucha por las conquistas sociales y contra las políticas austericidas promovidas por los gobiernos neoliberales, las organizaciones internacionales, actores económicos y materializadas en acuerdos comerciales como el TTIP o en recortes impuestos desde Europa que han contribuido a la feminización de la pobreza y al aumento del trabajo de cuidados de millones de mujeres en todo el mundo, vulnerando claramente sus derechos económicos, sociales y culturales.
  • La implementación efectiva de la agenda Mujeres, Paz y Seguridad (Resolución 1325 Consejo de Seguridad la ONU y siguientes), impulsando la participación de las mujeres en la construcción de paz, la lucha contra la violencia (incluida la sexual) que sufren las mujeres y las niñas en los conflictos armados y en las situaciones post-conflicto.
  • La incorporación efectiva del enfoque de género, igualdad y equidad, en la política exterior española o internacional.
  • La reivindicación global del respeto a los derechos de las mujeres (incluido los derechos sexuales y reproductivos) frente al avance del populismo xenófobo y de extrema derecha con su apuesta por una cultura machista y retrógrada.
  • La defensa de los derechos de las mujeres y niñas migrantes, refugiadas y víctimas de trata frente a unas políticas migratorias que hasta ahora priorizan la militarización de las fronteras y la vulneración de sus derechos.
  • La solidaridad con las defensoras de los derechos humanos que, en todo el mundo, ponen su cuerpo y su dignidad contra el expolio de los recursos naturales, en la defensa del territorio y del medio ambiente y en la lucha contra el racismo, el machismo y por los derechos laborales.

El internacionalismo está en el nacimiento de este día y por eso, un año más, seguiremos trabajando por un internacionalismo feminista en Podemos y por el cambio de la política exterior española para que ponga en el centro los derechos de las mujeres y la igualdad y equidad de género.