Algunas premisas fundamentales

La Conferencia de los Presidentes se reúne hoy por fin después de 5 años, y tiene en el orden del día abrir el debate y empezar a imaginar el camino para la reforma del actual Sistema de Financiación Autonómica (SFA), como varios Gobiernos Autonómicos pedían desde tiempo.

Resulta sorprendente que el PP quiera ahora abanderar la reforma del SFA, cuando han sido sus gobiernos los que deliberadamente, mediante reformas fiscales regresivas e irresponsables (1998, 2002 y 2015), han generado una insuficiencia general de la Hacienda Pública española, que alcanza a CCAA y CCLL, al afectar al sistema de financiación autonómica gravemente.

Esto ha tenido graves consecuencias en la provisión de servicios públicos y más concretamente, a los servicios asociados al Estado de Bienestar que en su gran mayoría proveen las CCAA. La reforma del SFA por tanto debe tener como objetivo primordial el blindaje de estos servicios teniendo en cuenta la realidad plurinacional. La ausencia en esta Conferencia de País Vasco y Cataluña representa un enorme obstáculo para conseguir este objetivo.

Algunas consideraciones generales sobre el actual SFA:

  1. Las CCAA soportan la mayor parte del coste del estado de bienestar (educación, sanidad, por ejemplo). Sin embargo no tienen “corresponsabilidad fiscal” esto es, capacidad recaudatoria propia suficiente para poder financiar estas competencias. El resultado es que hay una infrafinanciación estructural de las CCAA, y por ende, una infrafinanciación del estado de bienestar.
  2. El nivel de gastos de las CCAA en los servicios públicos fundamentales es mayor que la dotación del Fondo de Garantía. En otras palabras, el Fondo de Garantía no garantiza dichos servicios públicos. Por ello proponemos un “Suelo de Ingresos mínimo garantizado para la financiación del gasto en servicios públicos fundamentales”.
  3. Existe un excesivo número de Fondos con objetivos que a veces son contradictorios. Una posibilidad operativa es la creación de un Fondo Básico, que una el Fondo de Garantía y el Fondo de Suficiencia, y otro de carácter vertical, que corrija realmente los problemas de nivelación entre CCAA.
  4. Es necesario reconocer el déficit de financiación entre algunas CCAA y el Estado, imaginar instrumentos de reequilibro económico entre territorios y potenciar los fondos desarrollo.
  5. Al problema de infrafinanciación estructural de las CCAA se une el de infrafinanciación irresponsable: hay gobiernos autonómicos, como el de Madrid, que irresponsablemente han eliminado impuestos a las rentas altas (patrimonio, y sucesiones y donaciones). Es prioritario garantizar un mínimo de tributación común para todas las CCAA de forma que se evite la competencia fiscal, garantizando la autonomía de los distintos territorios, sin menoscabar en todo caso la lealtad institucional.
  6. El caso de los Ayuntamientos es especialmente importante. Es fundamental imaginar nuevos mecanismos de financiación y una nueva relación entre las haciendas locales y la hacienda autonómica y central.

Algunas consideraciones sobre los objetivos de la Conferencia.

  • La financiación autonómica es una cuestión eminentemente política, aunque requiera soluciones técnicas. Por ello, apostamos por una negociación multilateral entre TODAS las CCAA y Estado. Las comisiones de expertos son necesarias para abordar los problemas técnicos del sistema de financiación autonómica, pero no son las que deben resolver un problema cuya entidad es fundamentalmente política. Sólo a través de un acuerdo duradero que implique a todas las partes, y que tenga en cuenta las diversidades y las peculiaridades de cada territorio y las distintas posiciones de los partidos presentes en el Congreso, se puede avanzar hacia un nuevo modelo de financiación realmente compartido.
  • Creemos que es fundamental que la reforma del SFA esté dirigida por la necesidad de llegar a un acuerdo para blindar los derechos sociales del Estado de Bienestar. Para ello, antes de nada, hay que partir de una reforma fiscal progresiva a nivel estatal que ataje la insuficiencia estructural de ingresos públicos y nos acerque a los estándares europeos. España tiene un problema de ingresos, que afecta a todos los niveles de la administración. Es necesario incrementar los ingresos totales del sistema.
  • Es necesario abrir el debate para que se revise la financiación de las Haciendas locales, para asegurar su capacidad de atención a las necesidades de la ciudadanía, y que puedan recaudar en función del nivel de competencias que tienen transferido. Además, las administraciones locales –responsables de parte de la política social– han sido muy castigadas por las leyes dictadas por la Troika, e implementadas por el gobierno del Partido Popular. Es necesario revisar la absurda e ineficiente Regla de Gasto, que limita los gastos de algunas administraciones locales perfectamente saneadas y con superávit, que en ausencia de dicha regla podrían llevar a cabo políticas para asegurar el bienestar de la ciudadanía.