Joan Giner Miguelez

Joan Giner Miguelez

Biografía

Me crié y me eduqué en Cornellà, soy Ingeniero de Telecomunicaciones y he trabajado como arquitecto de sistemas en entornos bancarios. He trabajado en el sector de las TIC donde desarrollaba tecnología web en base a la economía social. Y ahora soy diputado de Podem por CSQEP en el Parlament de Catalunya. En mi etapa universitaria, formé parte del movimiento contra el plan Boloña y la plataforma contra el cierre de los bachilleratos nocturnos en los barrios más empobrecidos de Barcelona. El 2011 se inició el 15M donde nos conocimos muchas compañeras y donde surgieron luchas como la que libramos contra la estafa de las preferentes en una ciudad como Cornellà con más de 1000 familias afectadas. Más adelante, participé en la campaña contra el cierre del cine Pisa de Cornellà, último cine de barrio vendido a un ex-concejal de urbanismo del PSC para construir pisos. Así como en la campaña Eurovegas No, para evitar que el macro-proyecto de un magnate destrozara el Parc Agrari del Baix Llobregat. En el año 2012 y hasta la actualidad, con compañeros del 15M, hemos impulsado el Ateneu Popular de Cornellà. Un proyecto donde hemos visto crearse asambleas de jóvenes, colectivos feministas y experiencias municipalistas. Un entorno que ha servido para que Podemos Cornellà, haya podido trabajar y crecer aprendiendo de las luchas del entorno.

 

Motivación

En la actualidad, seguimos tejiendo esta red ciudadana y popular. Ahora en forma de herramienta política, para asaltar unas instituciones gobernadas siempre por los mismos. Ha llegado la hora de proponer. Y con ese objetivo lanzamos con Albano y muchas compañeras el Parlament Obert, como un espacio de rendición de cuentas, de diálogo ciudadano tratando de derribar esa separación entre representantes y representados. Con la misma idea entre ceja y ceja impulsamos Ho Podem Tot, de la manera en que creíamos que Podem Catalunya debía actuar: con la mano tendida a su gente para el empoderamiento colectivo, construyendo la cohesión necesaria para afrontar los retos que tenemos por delante. Vivimos momentos cada vez más difíciles. Y en el marco político del status quo actual, nosotros los trabajadores, parados y precarios tenemos un papel muy poco relevante. Hemos de revertir estos papeles, transformar el lenguaje social y provocar que la centralidad del debate gire entorno a las necesidades de la mayoría. Hemos de convertirnos en protagonistas y agarrar las riendas de nuestras vidas. Vivir significa tomar partido.