El Ayuntamiento de Madrid exige a las concesionarias un plan intensivo de limpieza por barrios

ElPlural.com

Madrid vivió durante el Gobierno de Ana Botella una de sus grandes crisis por motivo de la limpieza. Las imágenes de la basura acumulada en calles de la capital fueron recogidas incluso por la prensa extranjera. Era uno de los retos a los que debía enfrentarse la actual alcaldesa, Manuela Carmena, que ha puesto en marcha un amplio plan de limpieza por toda la ciudad.

El Ayuntamiento ha exigido a las empresas contratistas organizar jornadas de limpieza por barrios, según adelanta Economía Digital. El plan ya se ha realizado en barrios como Usera, Lavapiés, Latina, Aeropuerto y Prosperidad, y continuarán el lunes 17 y martes 18 de agosto en Adelfas y en el distrito del Retiro, según el anuncio del propio Ayuntamiento.

El plan incluye la retirada de residuos y desperdicios fuera de los puntos de recogida y reciclaje, la limpieza de manchas de grasa y de grafitis, labores que las concesionarias suelen realizar de forma esporádica. Los trabajos incluyen barridos y baldeos mixtos y el uso de olorizante y, también, la malas hierbas.

Según ha denunciado el Ayuntamiento, el anterior Gobierno municipal no realizaba inspecciones de limpieza para comprobar que el servicio cumplía las exigencias de calidad incluida en los contratos.  ”Los trabajadores han asegurado de que el Ayuntamiento les avisaba dónde iban a ser las inspecciones para que procurasen limpiar bien esas zonas. Entonces se movían camiones y lo que se limpiaba en un lado se dejaba de hacer en otro”, han explicado miembros del gobierno de Carmena, que ha advertido a las adjudicatarias que de no cumplir con lo exigido podrían perder los contratos.

* Leer artículo en ElPlural.com