El Ayuntamiento ha notificado que la nueva alcaldesa traslada a chóferes y escoltas a otros servicios municipales. También anunció una reforma integral del Palacio de Cibeles para meter más trabajadores y ahorrar alquileres, tal como avanzó este diario

EconomíaDigital.es, DAVID PLACER

La nueva alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado este jueves que reducirá su escolta a la mitad y que trasladará los chóferes y personal sobrante a otros servicios municipales. El gobierno local también ha confirmado la reforma del Palacio de Cibeles para albergar más trabajadores municipales y ahorrar en alquileres externos, tal como avanzó este diario este miércoles.

El nuevo servicio de seguridad de Manuela Carmena estará compuesto por un cabo y ocho policías que serán repartidos en dos turnos. En total, serán nueve trabajadores. La cifra supone la mitad del servicio del que disponía Ana Botella con un sargento jefe, dos cabos, ocho policías repartidos en dos turnos, dos conductores y cuatro motoristas que abrían paso a la comitiva oficial entre el tráfico. En total, eran 17 trabajadores.

El gobierno municipal acordó con los sindicatos el traslado de los trabajadores sobrantes a otras áreas de trabajo. También se buscará un nuevo destino para los coches oficiales no utilizados. «Ningún cargo municipal tendrá en exclusiva coche oficial y dos chóferes», ha explicado el Ayuntamiento en un comunicado.

Reforma de Cibeles

El gobierno ha confirmado que Manuela Carmena quiere reformar el Palacio de Cibeles para albergar un buen número de trabajadores municipales desperdigados en diferentes edificios. La medida, avanzada este miércoles por este medio, contempla crear un espacio de trabajo compartido en el despacho diseñado por el alcalde Alberto Ruiz Gallardón, donde cabrán 400 trabajadores municipales, según los primeros cálculos de los arquitectos municipales.

 * Leer artículo en EconomíaDigital.es