Queremos felicitar públicamente la decisión de la titular del juzgado número 2 de Paterna (Valencia), quien ha abierto diligencias por los fusilamientos del franquismo en la mayor fosa valenciana, la fosa 113 del cementerio de esa localidad, tras haberse encontrado al menos doce cuerpos de desaparecidos durante la posguerra del total de unos sesenta represaliados que esperan hallarse en dicha fosa.

Consideramos que es una decisión histórica, pues supone un punto de inflexión en el comportamiento de nuestras instituciones judiciales respecto a las víctimas del franquismo, cuyos derechos humanos, así como los de sus familiares, se han visto vulnerados hasta hoy. A partir de la decisión de la magistrada del juzgado número 2 de Paterna, la Policía Nacional y el Instituto de Medicina Legal tutelarán la exhumación de los cuerpos de los represaliados, lo que significa que se ocuparán de la identificación individual de los cadáveres (es decir, cadáver por cadáver, sin romper la cadena de custodia), una cuestión que será —por fin— asumida por el Estado.

Gracias a la incansable labor de las asociaciones de memoria y de familiares de las víctimas, como es el caso de la Asociación de Familiares de las Víctimas de la Fosa 113 del Cementerio de Paterna, y gracias también a los profesionales del sistema judicial que tienen el valor de hacer cumplir las leyes y de afrontar dejaciones aberrantes como son las relativas a las desaparecidas y los desaparecidos en nuestro país, se podrán investigar los crímenes que llevaron a decenas de personas a la fosa 113 de Paterna.

Celebramos este primer proceso de exhumación que se judicializa en nuestro país, y esperamos que sea una primera respuesta ante los miles y miles de casos de muertes violentas que se produjeron durante la dictadura franquista y que en la actualidad todavía no han sido investigados, a pesar de las reiteradas denuncias que de esta anómala situación han llevado a cabo diversas instituciones internacionales. En este sentido, el Área de Memoria Democrática y Antifascista de Podemos asume como propias las recomendaciones que el relator especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Pablo de Greiff, dirigió a España en julio de 2014 y que se articulan en torno a la triada «memoria, verdad y justicia».

Área de Memoria Democrática y Antifascista de Podemos