Desde Podemos, con ocasión de la celebración del Orgullo LGTB, queremos reivindicar la igualdad y la no discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género. Queremos sumarnos y dar nuestro apoyo a todas las manifestaciones que marchan esta semana en pro de la consecución de estas libertades. Pero sobre todo, queremos agradecer a quienes han luchado para darnos el derecho de sentirnos orgullosos de nuestro modo de amar y compartir la vida, libremente y sin prejuicios.

Son esas personas las que han logrado, con su esfuerzo incansable y a pesar de obstáculos inacabables y gobiernos retrógrados, darnos el país que hoy tenemos: el menos homófobo de Europa. De ellas es el orgullo. A ellas nuestro aprecio, nuestro respeto. Nuestro reconocimiento.

A su altura y a la de nuestra ciudadanía, la mas tolerante de Europa, deben estar las instituciones. Porque aunque se han dado importantes pasos en los últimos años, aún existen demasiadas situaciones en las que las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales se tienen que enfrentar a experiencias discriminatorias que no pueden tener cabida en una sociedad democrática como la nuestra. Hemos trabajado y conseguido buenos marcos legislativos para la igualdad, pero no olvidamos que muchas veces estas leyes quedan relegadas a ser declaraciones programáticas, lavados de cara de unas élites políticas despreocupadas y alejadas de la ciudadanía. No queremos que esta fecha sea solo una efeméride que caiga en saco roto.

Este año los gobiernos del cambio han llegado con el orgullo puesto y vemos cómo en numerosos ayuntamientos ondea la bandera arcoíris. Después de esta semana, los colores de la libertad deben quedarse y hacerse presentes en los escaños y los boletines.

El día del orgullo LGTB es un día para las personas que quieren celebrar y reivindicar sus libertades. El orgullo es de la gente, de la gente que da vida al cambio y a la dignidad. Gente que construye un país en el que nunca más nuestras distintas maneras de ser felices podrán ser motivo de discriminación.

Este 4 de Julio marchamos, más que nunca, con orgullo. Acudiremos a la manifestación con carroza propia, uniéndonos asimismo a la presencia de Ahora Madrid y de otros actores del cambio. Porque hay mucho que celebrar, mucho que reivindicar y aún más que construir, a partir de ahora con nuestras propias manos, por fin. El Orgullo es para nosotras y nosotros la fiesta del cambio, es tomar las calles celebrando la igualdad, la diversidad, y la rebeldía. La rebeldía de recuperar las voces y cuerpos nuestros, y los de las que faltan.

Por visibilizar la injusticia. Por reivindicar la alegría. Por el orgullo de la gente.