Desde la Secretaría de Europa queremos denunciar de nuevo la maquinaria represiva del presidente turco Erdogan, socio privilegiado de la Unión Europea, quien ha cargado por tercer año consecutivo contra las manifestaciones pacíficas del Orgullo LGTBI en Estambul. Varios activistas han sido detenidos y algunos manifestantes fueron heridos a causa de los gases lacrimógenos y las balas de goma utilizados este pasado domingo durante la manifestación pacífica.

Estamos ante una muestra más de violación de los derechos humanos del Gobierno turco. Una muestra más de la ocultación, el sometimiento y el aniquilamiento a los que son sometidos las minorías y todas las voces discordantes con el autoritarismo del presidente Erdogan. Recordemos que la homosexualidad en Turquía es legal, pero la discriminación social está muy extendida y con acciones del Gobierno como esta se legitima la LGTBIfobia y se contradice el Criterio de Copenhague de respeto a las minorías.

Por ello, pedimos a la Unión Europea que se posicione ante estas violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Esta represión es una muestra más de la deriva autoritaria del Gobierno turco, que viene acumulando poderes especialmente desde el referéndum del 16 de abril. En Podemos llevamos meses denunciando esta situación. La represión y el hostigamiento que el Gobierno turco ejerce sobre estos colectivos son incompatibles con el Estado de derecho, los derechos humanos o los valores democráticos. Sin embargo, la Unión Europea mantiene su alianza con Turquía para que la gendarmería turca, una de las más criminales y con más denuncias por malos tratos, le haga el trabajo sucio de gestión de fronteras a la Europa Fortaleza. No nos cansamos de denunciar este trato preferencial, ni tampoco el acuerdo de la vergüenza o la política de externalización de fronteras de la UE, que encuentra su máximo nivel de expresión en este acuerdo UE-Turquía.

Secretaría de Europa de Podemos
Martes, 27 de junio de 2017