Tras la sesión de hoy de la comisión de educación en el Congreso de los Diputados en la que PP, PSOE y C`s han votado a favor de crear una subcomisión para la elaboración de un gran Pacto por la Educación, el Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea desea manifestar lo siguiente:

En primer lugar, lamentamos que PP, PSOE y C’S hayan decidido comenzar este debate intentando condicionarlo ideológicamente. La Estrategia 2020 es una declaración de intenciones de la Comisión Europea que supone una vuelta de tuerca más en los procesos de mercantilización de la educación pública. Esta estrategia concibe la educación como una pieza más del proceso productivo, cuyo objetivo último sería la empleabilidad, en lugar del desarrollo de la persona, como establece el artículo 27.2 de la Constitución. La estrategia 2020 reduce al alumnado a la condición de “capital humano valorizable”, mientras que reduce al profesorado a “técnicos educativos”. Es en definitiva una estrategia que orienta los sistemas educativos hacia la competitividad y no hacia la cohesión social.

Por otro lado, consideramos que cualquier acuerdo que se quiera alcanzar en materia educativa tiene que contar con tres premisas básicas, sin las cuales no trascenderá de una mera Declaración Institucional sin ningún contenido práctico:

  • Derogar la LOMCE. Sin entrar en los mecanismos jurídicos concretos, todas las modificaciones que realizó la LOMCE en nuestro sistema educativo sin el necesario consenso deben ser revertidas, entre ellas:
    – Los mecanismos segregadores que en la práctica se convierten en callejones sin salida para el alumnado en desventaja: itinerarios tempranos en 4º de la ESO, PMAR, FP Básica y evaluaciones finales de etapa.
    – La pérdida de democracia en la gestión de los centros escolares: con la limitación de las funciones de los consejos escolares o la elección de directores por parte de las Administraciones educativas.
  • Articular mecanismos para que la comunidad educativa pueda participar en el debate y redacción de la nueva ley de educación, ocupando un papel protagonista y no secundario en dicho proceso.
  • Alcanzar un acuerdo que blinde la inversión en educación, al menos hasta alcanzar el 6% del PIB, ya que cualquier ley de educación que no invierta los recursos necesarios volverá a fracasar e incrementará la desigualdad.

En definitiva, desde Unidos Podemos apostamos por una Alianza Social y Ciudadana por la Educación que trascienda las paredes del Congreso, y no nos conformamos con un mero pacto parlamentario.