Por Ione Belarra

Queda apenas una semana para que termine la legislatura y cuesta responder a la pregunta más importante que nos plantean los últimos meses: ¿para qué ha servido el Gobierno de Pedro Sánchez?

Sabemos para qué sirvieron los años de Gobierno de M.Rajoy. Básicamente para llevar a cabo reformas fiscales inconstitucionales para beneficiar a los amigos del PP (y probablemente también al rey emérito), acometer recortes brutales en lo común que han dejado una sanidad, una educación y un sistema de dependencia públicos muy tocados, intentar cerrar la boca a la ciudadanía con leyes mordaza, precarizar el empleo para que Glovo o Cabify campen a sus anchas y las horas extras no se cobren, y seguir robando y engañando a los españoles y españolas. Eso es lo que hizo el PP, y eso es lo que volverá a hacer el trío de Colón si consigue llegar a la Moncloa. Eso, y robarnos a las mujeres de nuestro país todos los derechos que puedan.

Sin embargo, no es tan fácil responder a la pregunta de para qué ha servido el gobierno bonito de Pedro Sánchez. Es cierto que el Gobierno ha subido el Salario Mínimo a 900 euros, pero también que lo hizo porque Unidas Podemos le obligó como parte de su acuerdo presupuestario. Para ese viaje, no hacían falta tantas alforjas, que diría aquel. Si querían subir el SMI, podrían haberlo hecho en el primer Consejo de Ministros y justo después, haber convocado elecciones. El tacticismo y el PSOE han resultado una mala combinación para España y echar la mirada atrás hace pensar que en realidad esto era lo que quería Iván Redondo: un gobierno vistoso y ocho meses de campaña electoral.

Entiendo que mucha gente esté desilusionada. Después de años de corrupción y Partido Popular, la moción de censura – articulada por Pablo Iglesias- fue un soplo de aire fresco. Mucha gente pensó que quizás, esta vez sí, el PSOE haría algo porque, al final, todos necesitamos creer que hay alternativa. Por desgracia, el PSOE ha vuelto a demostrar que sigue siendo el mismo de siempre, el que impide que se investigue la corrupción de la monarquía, el que evita publicar la lista de amnistiados fiscales, derogar la reforma laboral o quitarle las medallas a Billy el Niño, torturador franquista.

Una pena, porque España está viviendo un mal momento. El trío de Colón da miedo. Muchas mujeres sentimos miedo de que nos quiten el derecho al aborto, que tanto costó conseguir a nuestras madres y abuelas, y no se gaste un euro contra las violencias machistas. Los y las pensionistas tienen miedo (y con razón) de que sus pensiones no se vayan a actualizar al IPC. Muchos jóvenes tienen miedo de tener para siempre un trabajo precario y no poder independizarse nunca. De tener hijos o hijas mejor ni hablamos. Es normal tener miedo. Hay veces que es importante darle espacio, permitirse sentirlo. Pero, cuando sentimos miedo, tenemos dos opciones: quedarnos quietos y aguantar el golpe, o ponernos en pie y demostrar lo que demostró el 15M.

Demostrar que España, en los momentos difíciles, se crece. Somos la huelga feminista del 8 de marzo siendo referente mundial, un pueblo entero clamando ‘No a la Guerra’, personas de todo el país yendo a limpiar la Costa da Morte cubierta de petróleo por el Prestige, los taxistas de Barcelona llevando gente gratis en los atentados de Barcelona. España es, más que ninguna otra cosa, sus vecinos y vecinas poniendo el cuerpo para que no echen a la gente de Argumosa 11, es ‘Refugees Welcome’ cuando en Europa corre el racismo como la pólvora. España son las mujeres defendiendo a la víctima de La Manada y gritando “yo sí te creo”.

Los medios de comunicación intentan ocultar esa España valiente. Hay un país que reaccionó eufórico cuando Podemos sacó 5 eurodiputados en las Europeas de 2014. Y, así las cosas, nunca estuvimos más lejos de ganar que ese día. Hoy estamos a unos pocos puntos de ser primera fuerza y quieren hacernos creer que no se puede. No debemos permitir que los medios de comunicación sean los que nos digan cómo nos tenemos que sentir o si podemos o no ganar.

Hay un país que ni se ha rendido, ni se va a rendir, y que no le tiene miedo ni a Pablo Casado, ni a Rivera, ni a Abascal, ni al Banco Santander, ni a Endesa. Y si se lo tiene, se mira al espejo, se seca las lágrimas y se levanta para seguir peleando. Porque nos quieren resignadas, tristes, encerradas. Nos quieren solas y hoy más que nunca tenemos la obligación de demostrarles que nos van a encontrar en común. Como estuvimos siempre. Como hicieron y hacen las abuelas que sostienen a toda una familia con su pensión. Frente al trío de Colón sólo hay una opción: levantarse y volver a demostrar que sí se puede aunque, como siempre, los que mandan, no quieran.

Artículo publicado originalmente en Público.