El número dos de la formación apela a los indecisos con un discurso incluyente

Carmena: “Nos importan un pimiento las ideologías, nos importan las vidas de las personas»

El PaÍs, FRANCESCO MANETTO

El miedo se ha convertido en los últimos días en uno de los leitmotiv de la campaña electoral de las autonómicas y municipales.Candidatos del Partido Popular como Esperanza Aguirre o históricos dirigentes como el expresidente José María Aznar esgrimen esa categoría para cargar contra Podemos. El PSOE llama al voto útil en la izquierda para evitar un panorama de fragmentación. Ciudadanos lleva meses llamando a un cambio “sensato” en contraposición con el que pretende la formación de Pablo Iglesias.

Íñigo Errejón, número dos de Podemos, también ha recurrido este domingo a esa categoría, pero lo ha hecho para revertir ese espantajo. En un acto de apoyo a la juez Manuela Carmena, candidata de Ahora Madrid a la alcaldía, y de José Manuel López, aspirante a la Presidencia de la comunidad, Errejón ha llamado al sprint en la recta final de la carrera electoral – “adelante que queda una semana decisiva”- y ha afirmado que miedo es lo que ha sembrado la crisis en la sociedad. “Si uno tiene miedo a llenar la nevera, a dar de comer tres veces al día a los suyos, no hay democracia… Uno no podía vivir con miedo, si vivimos con miedo somos súbditos”, ha enfatizado este dirigente, señalado indirectamente por Juan Carlos Monedero como uno de los responsables del viraje de Podemos hacia una moderación negada por Iglesias.

Este relato, muy presente en Podemos desde el nacimiento de la organización, cobra especial relevancia en la segunda semana de campaña. Hoy mismo Aguirre ha opinado, ante la encuesta de Metroscopia que arroja un escenario de empate técnico entre Ahora Madrid y el PP en el Ayuntamiento, que “la libertad está en peligro si gana Podemos”. Y Aznar ha aludido a Stalin y Lenin en referencia a los dirigentes de esa formación. Errejón ha apelado desde la plaza de la Constitución de Vallecas, ante centenares de personas, a la “dignidad de los pueblos maduros y soberanos”, que, ha dicho, “se deben las cosas a sí mismos”.

El estratega del partido ha acusado a los representantes políticos de PP y PSOE de romper el pacto de convivencia: “Cuando los que mandan le pierden el respeto a la gente común es el momento de decirles tenéis que iros… Es esa falta de respeto la que rompió el acuerdo de convivencia”. Y ha cargado contra Albert Rivera, a quien ha calificado, como viene siendo habitual en esta campaña, de “candidato azul vestido de naranja”. En cualquier caso, ha buscado hilar un discurso incluyente para convencer al alto porcentaje de indecisos. “Que nadie intente enfrentar a generaciones. El cambio político viene de la gente que luchó por un país digno”, ha sentenciado.

Manuela Carmena ha contestado junto a López e Inés Sabanés, número tres de la candidatura, a las preguntas formuladas por los votantes. “Nos importan un pimiento las ideologías, nos importan las vidas de las personas”, ha asegurado antes de llamar a la “tolerancia” en relación con la procedencia de cada elector, “rojo” o no. El candidato a la comunidad, que se ha mostrado confiado con respecto al resultado final, ha criticado tanto al PP –“han sido unos codiciosos que nos han arruinado»- como al PSOE -«los otros han sido unos indolentes»- mientras que Sabanés ha lanzado una advertencia que se ha quedado en acusación: “Sabemos que los populares tienen muchas experiencia en espionaje y sabemos que el acoso al que están sometiendo la candidatura de Ahora Madrid y a su candidata tienen la lógica de no querer ceder poder”.

Para leer en El País, pinche aquí