Matteo Salvini abría con un tuit un debate que la historia de Europa había cerrado y condenado hace décadas, el de las esterilizaciones forzadas, refiriéndose a una mujer romaní migrante de Serbia arrestada y con hijos a su cargo.

Los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres vuelven a ser el objetivo de las políticas de ultraderecha, explicitadas en las declaraciones del señor Salvini, que no desaprovecha una oportunidad para cargar contra la inmigración y, en este caso concreto, contra las mujeres romaníes.

El Convenio de Estambul prohíbe expresamente la esterilización forzada y la ONU la considera una práctica inaceptable con consecuencias de por vida, una violación generalizada de los derechos humanos y una forma extrema de violencia sexual que debemos erradicar.

Las declaraciones del vicepresidente italiano son un paso más en la tendencia reiterada de apelar al discurso de odio incitando a la vulneración sistemática de los derechos humanos. Dado el clima de crispación ultraderechista que vive Europa, consideramos inadmisible que los derechos de las mujeres se pongan en entredicho y, por supuesto, también el propio hecho de que se mencionen prácticas que nos devuelven a épocas oscuras y terribles, lo cual debería ser motivo suficiente para la apertura de un procedimiento de infracción a Italia por parte de la Comisión Europea.

El camino que se señala es el del retroceso democrático para el pueblo italiano y para toda Europa a través de una estrategia misógina, machista, antigitana y xenófoba. Las mujeres, con sus manifestaciones, han denunciado el incremento del extremismo y las políticas de odio en Austria, Suecia, Italia, Brasil y Estados Unidos, entre otros países, y, con sus votos, han sido capaces de frenarlo. Al igual que ellas, no pararemos de denunciarlo hasta lograr la erradicación integral de las vulneraciones de derechos humanos para todas las mujeres y niñas. La lucha global por los derechos de las mujeres es imparable y condición indispensable para cualquier proyecto emancipatorio digno de ese nombre.

Desde Podemos, defendemos un proyecto de justicia social, basado en los derechos humanos, la igualdad económica y social entre mujeres y hombres, y un nuevo horizonte de ciudadanía, democracia y dignidad.

25 de junio de 2019
Secretaría Internacional y Secretaría de Feminismos Interseccional y LGTBI de Podemos