Impulso de la inversión en I+D+i hasta llegar al 2 % del PIB. Reducción de la brecha digital, sobre todo en zonas rurales. Impulso de la economía digital y colaborativa. Planes de empleo verde. Desarrollo de la banca pública.