El principal reto en las Islas Baleares es la saturación causada por el incremento de turistas, que producen un impacto ambiental sobre el territorio, debido, en esencia, al aumento de la presión sobre el consumo de recursos naturales y la ocupación del territorio en los meses de verano

Al impacto del incremento de turistas se suma la afluencia de cruceros, lo que aumenta el número de visitantes al casco histórico de Palma y contribuye a su saturación. Entre los retos que conseguir se encuentra la aplicación de medidas para paliar los efectos contaminantes de los cruceros en las Islas Baleares. Esta saturación turística nos conduce a una crisis medioambiental y social que podría llevar al estallido de la burbuja turística y a una crisis económica de terribles consecuencias. Para evitarlo, en las Islas Baleares, Podemos firmó los «Acuerdos por el cambio» (Acords pel Canvi) con el PSIB y Mes, que ya cuentan con tres hitos importantes materializados en la esfera del medio ambiente:

  1. La implantación de la ecotasa, llamado impuesto turístico sostenible, que permite obtener ingresos para proyectos de mejora y conservación del medio ambiente.
  2. La aprobación de una normativa de protección del territorio, para derogar y paralizar artículos que permitían la depredación urbanística del territorio.
  3. La paralización de la importación de residuos a Mallorca para su incineración.

Más información:

EcotasaImpuesto turístico sostenible

Ley de Residuos