Público, Estefanía Torres Martínez, Lola Sánchez Caldentey y Tania González Peñas
Eurodiputadas de Podemos en el Parlamento Europeo

Parece de película de terror la posición que hoy han decidido tomar en el Parlamento asturiano el Partido Popular, Foro Asturias, PSOE y Ciudadanos. Pero, desgraciadamente, en Asturias muchas veces la realidad supera a la ficción. Estos partidos han votado contra la Proposición No de Ley (PNL) presentada por Podemos e IU para evitar que el Parlamento de Asturias rechace eltratado de libre comercio e inversiones que la UE está negociando con Estados Unidos, el llamado TTIP.

Este tratado comercial implicará la pérdida de soberanía y de derechos, una oleada de privatizaciones así como graves consecuencias para las pymes y el sector primario asturiano (la pesca, la agricultura y la ganadería). La PNL ha sido tumbada finalmente tras registrar 30 votos en contra frente a 14 a favor.

La economía asturiana ha girado tradicionalmente en torno al sector primario, puesto que tenemos recursos naturales que nos permitirían abastecernos sin mayor problema la mayor parte del año. Al partido del Gobierno parece que esto le trae sin cuidado. A él y al resto de grupos que hoy se han posicionado en contra de la PNL presentada por Podemos e IU que pretendía que Asturias se declarase contraria al TTIP. Y si hay un territorio en todo el Estado que se juegue la misma vida con este monstruo de tratado, ése es Asturias.

Asturias es rica tanto en materias primas como en sus derivados. Somos la mayor mancha quesera de Europa, quesos con denominación de origen únicos en el mundo que, en muchas ocasiones, no son promocionados como debieran por la mala administración de los gestores públicos y una dejadez política que es escandalosa.

Todas estas denominaciones de origen corren un peligro tremendo si el TTIP llega a aprobarse, pues podríamos encontrarnos en el mercado con productos con denominación de origen hechos en Alabama, Texas o Wisconsin, con el mismo etiquetado y el mismo nombre que denominaciones asturianas pero a un precio mucho más bajo que los genuinos, y por supuesto no de la misma calidad, pues serán producidos a nivel industrial y masivo.

Esto supondría el fin de cientos de pymes asturianas dedicadas a elaborar nuestros mejores productos. También supondría una tomadura de pelo para los consumidores, imposibilitados para distinguir el original del made in USA.

Pero no sólo los quesos o la leche que producen nuestros ganaderos y es de alta calidad, también está la carne y, por supuesto, el pescado fresco que una flota artesanal que se niega a desaparecer, hace llegar cada día a las costas asturianas.

Con el TTIP, podríamos encontrarnos con buques pesqueros industriales arrasando nuestros mares, y nadie podría evitarlo, ya que con la existencia de las cláusulas de protección al inversor, las empresas extranjeras tendrían la capacidad de demandar a aquellos Estados que con sus legislaciones impidan que aquéllas consigan los beneficios esperados.

Las legislaciones sobre las cuotas a la pesca que nos llegan desde Europa, y que nosotros tenemos que acatar, serían impugnadas por las empresas extranjeras al limitar sus posibles beneficios, y las arcas públicas tendrían que indemnizar a dichas empresas por coartar su negocio.

El TTIP es un negocio redondo para las multinacionales, pues dejará a los gobiernos con las manos atadas: o legislan a su favor o habrá que compensarles con el dinero que es de todos.

Este acuerdo comercial entre Europa y Estados Unidos implicará la rebaja de los estándares de calidad de los productos agro alimentarios para equilibrarlos a los estándares de Estados Unidos. A nadie se le escapa que un acuerdo semejante sólo podemos salir perdiendo.

Si este Tratado se aprueba y Asturias no defiende toda la enorme riqueza que posee, estará condenada a vender sus productos por mucho menos precio del valor real que tienen.

Las producciones norteamericanas son de media trece veces más grandes que la empresa agrícola europea. Muchas de ellas son monstruos comerciales, cotizan en bolsa y poseen una capacidad enrome para hacer lobby en todos los centros de poder.

De hecho, en Bruselas, y en relación al TTIP, el lobby agroalimentario es con diferencia el más poderoso, y si tenemos en cuenta que más del 80% de las reuniones que mantiene la Comisión Europea es con los lobbies, podemos imaginar quién está redactando este tratado. Las multinacionales agroalimentarias se frotan las manos mientras la Comisión pone sobre el papel su lista de deseos, su carta a los reyes magos.

Como consecuencia, la crisis del sector lechero nos parecerá hasta un cuento de risa, los casos de tuberculosis bovina anecdóticos y la lucha por unas cuotas de pesca más justa un escenario idóneo. Porque la realidad en ese momento nos devorará.

Un Gobierno responsable sabría perfectamente poner por delante los intereses de las y los ciudadanos asturianos. No es posible que Javier Fernández no sea consciente ni conocedor del sector productivo asturiano hasta el punto de tener la osadía de querer condenarlo a muerte.

No estamos hablando sólo de una bomba de relojería para el futuro de nuestro medio rural, sino también para el Estado del Bienestar. Si la Europa social es cada día que pasa un espejismo mayor, el TTIP supone un nuevo avance en el deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y de las clases medias del viejo continente.

Los avances de medio siglo de luchas obreras y populares, en las que territorios densamente industrializados como Asturias siempre estuvieron en vanguardia, son percibidas como “barerras al desarrollo del libre mercado” para las multinacionales de la UE y de los EEUU. Vacaciones, pagadas, seguros de desempleo, negociación colectiva, protección social no gustan a quienes gobiernan sin presentarse a las elecciones.

Equiparar las condiciones laborales europeas a las norteamericanas, bastante peores, abrir los servicios públicos a la privatización o crear tribunales paralelos para el arbitraje en los conflictos legales entre multinacionales y gobiernos son algunas de las “perlas” de un Tratado que supone un nuevo paso de la socialdemocracia europea en su proceso de sumisión al proyecto de Angela Merkel y la Troika, como nos está demostrando el PSOE en el Parlamento europeo o en las cámaras autonómicas.

Nos preguntamos cómo en una comunidad que tiene en su campo uno de sus principales activos esos cuatro partidos pueden aliarse para defender este TTIP que puede permitir la entrada masiva de alimentos de muy baja calidad norteamericanos, como carnes producidas de un modo industrial, igualando a la baja los estándares de producción norteamericanos y europeos, mucho más rigurosos a este lado del Atlántico. ¿Dónde está el sentido de la responsabilidad del gobierno de Javier Fernández y de los otros partidos?

 * Leer artículo en Público