Las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron el pasado 15 de diciembre la Ley de Transparencia y Buen Gobierno que incluye la iniciativa de Cuentas Abiertas. La de Cuentas Abiertas fue la primera ley de Podemos que se aprobó, concretamente en la Asamblea de Extremadura, y tiene como objetivo evitar la corrupción mediante la publicación en tiempo real del estado de las cuentas de las Administraciones Públicas.

 

Esta iniciativa es innovadora a nivel mundial en materia anticorrupción, un ámbito —el de la lucha contra la corrupción— en el que Podemos ha dado un paso más, ya que los mecanismos de castigo a posteriori se complementan con nuevos modelos de prevención para intentar evitar el delito antes de que se produzca. La Ley de Cuentas Abiertas es una iniciativa de coste cero, ya que no supone ninguna inversión extra, y ayuda a que todos los recursos públicos presupuestados se concentren en mejorar la sanidad, la educación o la dependencia y no se desperdicien en actividades fraudulentas que solo benefician a unos pocos.

 

La Ley de Cuentas Abiertas ya ha sido presentada en los Parlamentos de Andalucía, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, La Rioja, Comunidad Valenciana, Canarias, Aragón y en las Juntas Forales de Guipúzcoa y Vizcaya. De todas estas iniciativas, han salido adelante las de Extremadura, Navarra, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, ya que el resto de partidos, principalmente el PP y el PSOE, se niegan a que se normalice este método de control. En otros casos, como los de Murcia o la Comunidad de Madrid, después de haber rechazado nuestra propuesta, el Gobierno del PP ha creado leyes parecidas pero que desvirtúan esta medida y restan su efectividad. Por el contrario, es posible que en La Rioja consigamos aprobar muy pronto esta iniciativa de Podemos tan necesaria.