Parlamentarios y parlamentarias de la izquierda europea llaman a abrir negociaciones, trabajar por el desarme y por la gestión civil en crisis en lugar de aumentar gastos militares

El 6 de septiembre en Helsinki, parlamentarios y parlamentarias del Grupo de Izquierda Unitaria-Izquierda Verde Nórdica (GUE-NGL) del Parlamento Europeo y de los Parlamentos de los Estados Miembro de la UE han participado en la Conferencia Interparlamentaria para la Política Común y de Seguridad (PESC) y la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). El objetivo de la Conferencia era analizar la Política Exterior y de Defensa de la UE.

Tras la reunión, la eurodiputada Idoia Villanueva Ruiz (Podemos, España), los diputados Aristos Damianou (AKEL, Chipre), Tobias Pflüger (DIE LINKE, Alemania) y Georgios Katrougalos han hecho la siguiente declaración: 

“En vista de los diversos conflictos, en particular en la vecindad europea, la creciente confrontación entre la OTAN y Rusia, el colapso del régimen de control de armamento nuclear y el inicio de una nueva carrera armamentística, los parlamentarios piden iniciativas de la UE para reactivar el proceso de desarme. Expresan preocupación y rechazan el concepto de seguridad de la UE que favorece las soluciones militares por encima de las negociaciones.

Por lo tanto, los parlamentarios de la izquierda europea exigen una política proactiva de la UE en las siguientes áreas:

– Revitalizar el proceso de control de armas y desarme, en particular en lo que respecta a las armas nucleares y los nuevos tipos de armamento, como los aviones teledirigidos, las armas autónomas y la prevención de una carrera de armamentos en el espacio ultraterrestre;

– Diálogo con Rusia sobre los diferentes aspectos de la estabilidad estratégica en Europa y la resolución de conflictos en la Política Europea de Vecindad;

– Detener la militarización de la región ártica;

– Defensa del JCPOA y desarrollo de las relaciones comerciales y económicas con Irán;

– Oponerse a una carrera armamentista en Europa, incluyendo la escalada de la militarización resultante del PESCO y la presencia de bases militares extranjeras en toda Europa;

– No más escalada de militarización y carrera armamentista, en vista de las bases militares extranjeras;

– Acabar con la financiación de acciones y proyectos con implicaciones militares con cargo al presupuesto de la UE, de conformidad con el artículo 2, apartado 1, del Reglamento (CE) nº…/2004. 41 (2) TUE; Rechazo de la propuesta de la Comisión Europea relativa al próximo marco financiero plurianual, en particular los títulos presupuestarios para el «Fondo Europeo de Defensa» (13 000 millones de euros), «Movilidad militar» (6 500 millones de euros) y -como una especie de «presupuesto complementario»- el «Fondo Europeo de Apoyo a la Paz» (10 500 millones de euros);

– Reducción de los presupuestos militares de los Estados miembros de la UE con el fin de liberar recursos para el desarrollo social y económico, la mediación y la prevención y resolución de conflictos civiles;

– Respetar los compromisos nacionales, de la UE e internacionales en materia de exportación de armas, como los ocho criterios de la Posición Común 944/2008/PESC de la UE y los criterios del Tratado sobre el Comercio de Armas, y poner fin inmediatamente a toda exportación de armas y equipos militares a zonas de conflicto.