Discurso de Pablo Iglesias ayer, en Zaragoza