• El secretario general de Podemos se ha mostrado “muy satisfecho” tras una jornada electoral “histórica” en España

• “Como suele suceder en nuestro país, los momentos históricos de transformación social y política tienen como epicentro las grandes ciudades”, ha asegurado

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha valorado a lo largo de esta mañana los resultados de las elecciones y se ha mostrado «muy satisfecho de una jornada que ha sido histórica en nuestro país y que apunta claramente hacia el cambio».

Lo importante no es que tengamos hoy «a muchos concejales y diputados cuya primera medida de responsabilidad política sea bajarse el suelo» sino que tenemos a personas que «no son políticos profesionales sino «ciudadanos haciendo política» que han llegado a las instituciones para «dar la cara por la gente».

Además, ha calificado el mapa resultante tras los comicios municipales y autonómicos como una «derrota sin precedentes del bipartidismo, ya que los partidos del poder han tenido el peor resultado de su historia». Y con respecto a los buenos datos de Podemos en ciudades importantes, ha afirmado que, «como suele suceder en nuestro país, los momentos históricos de transformación social y política tienen como epicentro las grandes ciudades».

Para Podemos, como ha explicado Iglesias, «estas elecciones inauguran una primavera democrática en España que va a llegar a las elecciones generales de noviembre». «Estamos en disposición de disputarlas. Nos vemos con ánimos para ganarlas y asumimos esa responsabilidad con mucha ilusión», ha añadido.

Sin embargo, el secretario general de Podemos ha reconocido: «Hubiéramos preferido que el desgaste de los partidos del poder fuera más rápido. Esto nos obliga a esforzarnos mucho. En estos meses hemos madurado mucho, hemos aprendido a encajar golpes y ahora lo hacemos mejor. En los meses que quedan hasta noviembre, habrá muchas dificultades, pero saldremos a ganar».

Respecto a las opciones de pacto que se abren en un escenario más fragmentado, Iglesias ha resaltado que “no es día para hablar de negociaciones ni de acuerdos” y ha insistido en que Podemos tiene “la mano tendida a todo el mundo”, pero que la formación solo se entenderá “con quienes estén dispuestos a dar un giro de 180 grados en las políticas de recortes que han demostrado ser un fracaso y muestren un compromiso de tolerancia cero contra la corrupción». En este sentido, ha señalado que «a la cabeza de ese diálogo estarán los compañeros y compañeras que han encabezado las candidaturas» y ha subrayado: «Los ciudadanos no han votado pacto, han votado cambio».