En la mañana del 22 de julio, aparecía la noticia en medios de comunicación de un accidente entre un submarino de propulsión nuclear británico de la Royal Navy, conocido como HMS Ambush, y un buque mercante en aguas cercanas a Gibraltar. Este accidente ha hecho revivir la crisis del «Tireless», que sufrió una avería en el año 2000 y tuvo que permanecer en un muelle gibraltareño durante un año. Del accidente conocemos que el Ministerio de Asuntos Exteriores solicitó explicaciones urgentes para conocer el alcance de la avería sufrida y las circunstancias en las que se habría producido el choque, así como de las conversaciones entre los Ministros de Defensa español y británico en Washington.

Estos hechos ponen en evidencia la opacidad y la falta de transparencia que rodea al tráfico de naves nucleares en aguas internacionales y nacionales. Podemos considera que tanto el fondeo de buques para abastecerse de combustible como el intenso tránsito marítimo multiplican de manera exponencial los peligros de accidentes, como el sucedido con el Prestige en Galicia en 2003 que originó una de las mayores crisis ecológicas de nuestro país.

Por otra parte, no es la primera vez que este submarino visita el Peñón y levanta polémica. Ya en septiembre de 2015 se tuvo que articular un perímetro de seguridad de 200 metros a su alrededor debido a que trabajaba con materias peligrosas.

Consideramos que el tráfico de naves nucleares por aguas de Gibraltar, y especialmente en el entorno de la Bahía de Algeciras, tiene consecuencias dificilmente previsibles, es un peligro potencial para la salud de las personas y el medio ambiente. Por ello, es fundamental que la sociedad civil tenga información exhaustiva sobre los hechos ocurridos. El Gobierno Central y la Junta de Andalucía en el marco de sus competencias deberían proporcionar información clara y concisa sobre los hechos del pasado jueves 22 y, en general, sobre la circulación de naves nucleares.

Por esta razón, Podemos solicita un plan de transparencia informativa que permita conocer qué tipo de naves nucleares y con qué objetivos visitan las aguas del área de Gibraltar y de la Bahía de Algeciras. Ese plan debe contemplar medidas correctoras, preventivas y compensatorias en caso de accidente nuclear en la zona. Asimismo, exigimos mayor vigilancia en aguas nacionales para prevenir accidentes.

Por último, Podemos reitera su oposición a la energía nuclear bajo todas sus formas, por su insostenibilidad y por los enormes riesgos que comporta, y apuesta por su desaparición del «mix energético» de nuestro país en el horizonte 2024, con la puesta en marcha de un plan de transición energética hacia la producción de energía 100% renovable, que representa la mejor opción de futuro para nuestro país.

Área de Medio Ambiente, Ecología y Sostenibilidad y Secretaría de Relaciones Internacionales