Lucía Pérez fue, el pasado 8 de octubre, una más de las mujeres que son asesinadas cada 36 horas en Argentina. Lucía, además, tuvo que sufrir tortura y abusos sexuales, siendo drogada, violada y empalada.

El pueblo argentino no es indiferente a esta realidad. Su movilización en los últimos años ha sido ejemplar y esta ocasión 50 organizaciones feministas han convocado la primera huelga general de mujeres de su historia, en las que no se realizaran ningún trabajo remunerado, no remunerado ni de cuidados. La suspensión de actividades durará tres horas y cuenta con el apoyo de centrales sindicales y partidos políticos. A esta huelga se han sumado organizaciones de otros países americanos como Nicaragua, Honduras y México. En otros casos se plantean también paros de mujeres como en Paraguay, Perú, Bolivia y Argentina.

La violencia contra las mujeres es una de las violaciones de los derechos humanos más habitual, naturalizada y que afecta a un mayor número de personas en todo el mundo. Por eso, desde Podemos nos solidarizamos con las mujeres argentinas, con su lucha y protesta y nos sumamos a la convocatoria de manifestación en Madrid en apoyo al paro mundial de mujeres contra la violencia machista, hoy 19 de octubre en Tirso de Molina a las 18:30 horas.

Nuestro país no es ajeno a esta realidad. Según las cifras oficiales durante 2015 murieron 57 mujeres por violencia machista y en lo que va de año la cifra asciende a 38 mujeres asesinadas, la última de ellas el pasado de 16 de octubre en Oliveras (Sevilla). Sabemos que son muchos más los feminicidios existentes en nuestro país, feminicidios invisibles que no se computan, en tanto sus presuntos agresores no son parejas o ex parejas. Desde Podemos estamos trabajando e impulsando modificaciones de la ley de violencia de género para incluir todas las violencias machistas existentes. También en España se denunciaron 1.227 violaciones a lo largo de 2015. Una cada poco más de siete horas. Y esto es sólo la punta del iceberg, aquellas que llegan a denunciarse y a los medios de comunicación, como es el caso de la violación múltiple ocurrida durante los pasados San Fermines.

Los gobiernos tienen la obligación, en virtud de los tratados internacionales y a instancias de la CEDAW, de hacer políticas reales y efectivas por la igualdad y contra la violencia machista. Es prioritario destinar esfuerzos, voluntad política y sobre todo recursos materiales suficientes, para que social e institucionalmente exista tolerancia cero contra la desigualdad y la violencia contra las mujeres. Porque un asesinato como el de Lucía Pérez es violencia contra las mujeres, en Podemos queremos modificar la ley para tipificar los feminicidios, también los que ocurren fuera de la pareja, como violencias machistas.

La lucha por la vida y derechos de las mujeres es una prioridad inaplazable y no puede conocer fronteras. Instamos al Gobierno argentino a oír el eco que recorre hoy las calles de su país y estar a su altura, enfrentando este problema con todo el esfuerzo y financiación que sea necesaria, y del mismo modo al Gobierno español, hasta que ni una menos de nosotras falte nunca más, en ningún país.

Área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades y Secretaría de Relaciones Internacionales de Podemos