El diario brasileño O Globo! publicó en el día de ayer una grabación que contiene una conversación entre Michel Temer y el empresario Joesley Batista, de marzo de este mismo año, de la que se entrevé que el actual Presidente de Brasil estaría sancionando el pago de sobornos a Eduardo Cunha, ex-presidente de la Cámara de Diputados y principal instigador y ejecutor del Golpe parlamentario contra Dilma Roussef, primera mujer en llegar a la Presidencia de Brasil. Tras la salida a la luz pública de esta grabación, el juez instructor del Caso Petrobras en el Supremo daba luz verde a la investigación formal de Temer, colocándole en una posición que podría culminar en su destitución como Presidente y en la acentuación de la crisis institucional en la que continúa inmersa Brasil tras las destitución de Roussef.

Desde Podemos ya denunciamos la terrible deriva que vivía Brasil en dos ocasiones, cuando se inició el proceso de impeachment contra la Presidenta electa, Dilma Roussef, y cuando se consumó el golpe, el 31 de agosto de 2016. En aquel momento le exigimos al Gobierno de España que tuviera altura de miras y no reconociera el Gobierno ilegítimo de Temer y presentamos una Proposición No de Ley ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara con este propósito.

Ante nuestro requerimiento, el Gobierno se reafirmó en mantener e incluso reforzar sus relaciones con el Gobierno brasileño, con una respuesta muy contundente, que incluía, entre otras apreciaciones, que «España respeta el proceso jurídico que ha llevado al «impeachment» de la Presidenta Dilma Rousseff», que «España ha mantenido su firme respaldo a las negociaciones UE-MERCOSUR, que no se han visto afectadas en su desarrollo por la situación política interna de Brasil» y, por último, que «las relaciones de España y Brasil son relaciones entre Estados libres y soberanos […] con independencia de los cambios políticos coyunturales y de las decisiones de las instituciones internas».

El pasado mes de marzo, el mismo mes en el que ahora ha trascendido que Michel Temer sancionaba el pago por el silencio de Eduardo Cunha, y el domingo en el que se celebraba la 1ª vuelta de las Elecciones Presidenciales Francesas, Mariano Rajoy volaba a Brasil para efectuar una visita de Estado, convirtiéndose así en el primer y único líder de Gobierno europeo en visitar el país tras el golpe, y sólo el segundo del mundo tras el presidente argentino, Mauricio Macri. Desde Podemos preguntamos al Gobierno por el propósito de una acción de tal relevancia y significación y seguimos esperando su respuesta.

Desde Podemos nos reafirmamos en la denuncia ante la sucesión constante de noticias que desvelan las corruptelas del gobierno de Temer y a la ya manifiestamente irresponsable posición de nuestro Gobierno, que lejos de alzar la voz continúa amparando a un Presidente corrupto e ilegítimo, dilapidando cualquier oportunidad de recuperar el papel determinante que España ha de jugar en la esfera internacional. Le pedimos al Gobierno que deje de guiarse por el color de los Gobiernos y le recordamos que no es tarde para llevar a cabo una verdadera política de Estado en América Latina, sin paternalismos y sin amparar la corrupción. Una política exterior que tenga en el centro la protección y defensa de los derechos humanos, la equidad de género, el desarrollo sostenible e inclusivo. En definitiva, unas relaciones internacionales que piensen en nuestros pueblos y que no aplaudan las infamias de sus gobernantes.