Podemos confía en su potencial de ilusión y en volver a despertar, tras el verano, los anhelos de cambio entre los ciudadanos hastiados de las corruptelas y la austeridad que anuda el bipartidismo.

El Periódico, IOLANDA MÁRMOL

Podemos confía en su potencial de ilusión y en volver a despertar, tras el verano, los anhelos de cambio entre los ciudadanos hastiados de las corruptelas y la austeridad que anuda el bipartidismo. Elbarómetro del CIS hecho público este miércoles no es bueno para la fuerza morada, que cae 8 décimas, pero ralentiza el descenso que el partido venía sufriendo desde primavera. La dirección entiende que se trata de un «ligero retroceso» y se muestra convencida de poder remontar la capacidad de movilización al inicio del nuevo curso político, en septiembre, cuando sean más visibles las políticas que están haciendo en los ayuntamientos y comunidades los gobiernos del cambio.

«Nos parece un resultado insuficiente, pero en septiembre empieza otro partido. Vamos a plantear un proyecto de país que tiene capacidad de ilusionar y movilizar a la población española que quiere un cambio», ha valorado el secretario de relaciones internacionales,Pablo Bustinduy. Según el dirigente, tras el parón estival, Podemos saldrá a jugar ese nuevo partido con todas las fuerzas y «se centrará en responder a la ilusión que movilice» partiendo la premisa de que la brecha del bipartidismo sigue abierta y que laselecciones legislativas de final de año son una ventana de oportunidad histórica para romper la hegemonía de PP y PSOE.

Preguntado sobre si el descenso de 8 décimas puede ser atribuido a la política de pactos de Podemos tras las elecciones municipales y autonómicas, Bustinduy ha preferido ser prudente y ha incidido en que «es aventurado imputar a una sola causa» la variación. «No creo que refleje relación con los pactos, pero sí creo que las alcaldías del cambio y la influencia de acción en las comunidades autónomas van a tener traducción real en septiembre», ha augurado. Y se ha mostrado convencido de que su partido será capaz de «ilusionando y darle cuerpo al ansia de cambio político».

La dirección de Podemos insiste en que, a pesar del ascenso del PP en el barómetro del CIS, es significativo que el 67% de los encuestados consideren que la situación económica es mala o muy mala y que tres de cada cuatro opinen que seguirá igual el próximo año. Estos datos contrastan con la posterior traslación en la intención de voto, en la que el PP aumenta casi tres puntos y se sitúa como primera fuerza con el 28,2%. Le sigue el PSOE -que sube seis décimas- y obtendría el 24,9% de los votos, seguido por Podemos, con un 15,8%, lejos del 23,9% del CIS de enero.

PRESUPUESTOS PARA ATAR

Bustinduy ha criticado la decisión de presentar unos presupuestos generales para el 2016 a pesar de la convocatoria de elecciones de final de año y considera que el Ejecutivo de Mariano Rajoy trata con estas cuentas de «atar de pies y manos al próximo Gobierno deEspaña«. El dirigente de Podemos ha asegurado que estos presupuestos «no van a responder a la necesidad de cambio» y que son incapaces de cambiar el modelo de país. «Van a dejar atrás a las ilusiones y a las personas sin prestación», ha subrayado.

 * Leer noticia en El Periódico