El Mundo, ÁLVARO CARVAJAL

Mientras media España se encuentra de vacaciones, Podemos se ha propuesto encarrilar en las primeras semanas de agosto las alianzas electorales que quiere articular en algunos de los territorios de cara a las generales. Con el pacto cerrado en Cataluña, en las últimas fechas se han producido sustanciales «avances» en dos lugares clave: la Comunidad Valenciana y Galicia, donde el partido dePablo Iglesias ve cada vez más cerca la posibilidad de construir candidaturas con Compromís y las Mareas, Anova y EU, respectivamente.

Todavía faltan detalles importantes por negociar y quedan conversaciones que celebrar con los distintos actores políticos y sociales hasta oficializar un pacto, pero la dinámica que está tomando la situación y el contenido de los encuentros han desatado el «optimismo» en las últimas semanas en la Comunidad Valenciana y Galicia. Y no sólo en las filas de Podemos, también dentro de estos partidos regionales por la «fuerte sintonía» que se está demostrando en la búsqueda de la confluencia.

Entre los aspectos relevantes que todavía quedan por perfilar están la composición de las listas -quién encabeza y cómo se repartirán los otros puestos de salida- y, además en el caso de Galicia, el nombre definitivo de la candidatura de unidad.

Como son temas espinosos, es por eso que Podemos y sus futuribles socios han preferido aplazar hasta el final -se despejará en septiembre- este tipo de cuestiones para centrarse primero en avanzar lo que serán los «puntos programáticos» y los «objetivos políticos» de la candidatura. Y aquí la sintonía es «absoluta», de ahí que se confíe en que los otros aspectos por abordar no sean un obstáculo, sino que se continúe dando «importancia a lo que la gente necesita y no a los intereses de partido».

*Leer artículo completo en El Mundo