El 7 de Octubre, la periodista búlgara Victoria Marinova, de 30 años de edad, era hallada violada y asesinada en la ciudad de Ruse. La investigación de Marinova y su equipo se centraba en proyectos de infraestructura financiados por la UE y administrados por autoridades locales. Según sus pesquisas, entre un 30-40 por ciento de los fondos recibidos por un grupo de empresas se perdió por corrupción y sobornos, según datos del portal Político.

Lamentablemente, cada vez es más frecuente la violencia machista como arma contra la libertad de prensa y aumenta cada año el número de mujeres periodistas atacadas, agredidas sexualmente o asesinadas a causa del ejercicio de su profesión. Solo hace un año, en octubre de 2017, y sin salir de la región de Europa del Este, la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia fue asesinada por un coche bomba. Y la periodista danesa Kim Wall, agredida sexualmente y asesinada en agosto de 2017. La lista es larga y no se limita a mujeres periodistas europeas. Por citar cifras fuera de nuestro continente: 5 mujeres periodistas mexicanas han sido asesinadas sólo en lo que va de año.

Según los datos del balance anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), el año 2017 fue más mortífero que nunca para las mujeres. El número de reporteras asesinadas se duplicó respecto al anterior y alcanzó las 10 víctimas. La mayoría de las asesinadas eran experimentadas periodistas de investigación extremadamente críticas. En cuanto a 2018, RSF informa de que el comienzo de este año ha sido funesto para la prensa, con 47 periodistas o personas colaboradoras asesinadas sólo en el primer semestre, aunque aún no han realizado el desglose por género.

Desde Podemos instamos a los gobiernos a garantizar la libertad de prensa protegiendo también a las personas que se dedican a la información, que son quienes aseguran esa libertad de prensa con el ejercicio de su profesión, incluyendo medidas especiales de protección contra la violencia machista. Asimismo demandamos que se ponga en marcha el desglose por género de las estadísticas de dichas personas asesinadas, secuestradas y/o agredidas sexualmente para poder medir el impacto de la violencia machista como arma contra la libertad de prensa y actuar en consecuencia.

Decía Judith Butler que “El periodismo es un lugar de lucha política… Inevitablemente”. Que esa lucha sea solo por buscar la verdad, que no cueste vidas. Por un ejercicio seguro de la libertad de prensa, por el fin de las violencias machistas contra las mujeres periodistas.