Desde Podemos condenamos la ofensiva militar de la coalición liderada por Arabia Saudí y fuerzas pro-gubernamentales yemeníes apoyadas por los Emiratos Árabes Unidos en el puerto de Hodeida. La ofensiva, que comenzó la semana pasada, tiene como objetivo el puerto que se ha convertido en la principal vía de importación de ayuda humanitaria y bienes básicos en Yemen. El panel de expertos del comité de sanciones establecido por la resolución 2140 del Consejo de Seguridad considera improbable que el puerto esté siendo utilizado para el suministro de armas como ha justificado la coalición.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, recientemente caracterizó la situación en Yemen como la “peor crisis humanitaria mundial”. Las Naciones Unidas han expresado repetidamente su alarma ante la ofensiva y la magnitud de víctimas civiles que ésta podría acarrear dado que más de 600.000 civiles viven en los alrededores del puerto.

El impacto de las acciones militares sobre esta vía de entrada de ayuda humanitaria está afectando particularmente a la población civil, que lleva sufriendo más de tres años de bombardeos indiscriminados, en el país más empobrecido del mundo árabe. El hambre está siendo utilizada como arma de guerra dado el limitado acceso humanitario y una epidemia de cólera ha afectado a más de un millón de personas.

Mujeres y niñas, que asumen los trabajos de cuidados, sufren de manera desproporcionada las carencias que resultan del conflicto y que han llevado a un aumento en los matrimonios forzados. Desde Podemos reivindicamos el ejemplo de Tawakkul Karman cuyo Nobel de la Paz en 2011 reconoció su lucha no violenta en favor de los derechos de las mujeres y su papel en la construcción de la paz durante la primavera árabe.

El trabajo de las agencias humanitarias está siendo claramente entorpecido. A principios de junio, el Comité Internacional de la Cruz Roja tuvo que retirar gran parte de su personal en el país tras el asesinato de varios empleados. Los ataques a trabajadores humanitarios se suman a los bombardeos recurrentes contra hospitales y personal sanitario y contra la población civil, lo que vulnera el derecho internacional humanitario y puede constituir crímenes internacionales.

Desde Podemos exigimos frenar una escalada militar que tiene gravísimas consecuencias en Yemen y en toda la región. El apoyo internacional a las partes en conflicto únicamente aviva la posibilidad de una victoria militar que en ningún caso podrá dar lugar a una solución sostenible a los conflictos en Yemen.

El Gobierno de España, con políticas bilaterales y a través de la UE, debe pedir enérgicamente el fin de la ofensiva militar; la  prohibición de venta de armas a las partes en conflicto; insistir en nuevas vías de diálogo entre hutíes, el Gobierno de Yemen y todos los actores internacionales implicados. Asimismo, el Gobierno de España debe apoyar el establecimiento de mecanismos para juzgar los graves crímenes internacionales cometidos, asegurar la rendición de cuentas de los responsables y garantizar los derechos de las víctimas. Esperamos que el nuevo Gobierno aumente de manera significativa el apoyo humanitario de España a la población civil ante una crisis olvidada, incluyendo programas de reasentamiento de las personas refugiadas de ese conflicto. Ni el silencio ni la connivencia pueden ser una opción.