Desde Podemos queremos dar la bienvenida a Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, en su visita a España. Reconocemos la gran labor realizada en este tiempo por las Naciones Unidas y sus distintas agencias y programas en la promoción del desarrollo sostenible, la codificación de los derechos humanos o el fomento de la cooperación entre los Estados.

Sin embargo, la incapacidad de Naciones Unidas para hacer frente a muchos de los conflictos existentes hoy en día en el mundo (Libia, Palestina, Sáhara Occidental, Siria, Yemen, Repúlbica Centroafricana o Somalia) nos hace abogar por una reforma de la actual arquitectura internacional de paz y seguridad de la organización que logre estructuras más justas, democráticas, inclusivas y funcionales.

La falta de propuestas concretas del Consejo de Seguridad en estos últimos días ante la situación en Palestina es una muestra más de sus limitaciones. Lamentamos que el Consejo de Seguridad haya permanecido en silencio ante ataques sobre civiles y actores humanitarios (incluyendo dos hospitales de Médicos Sin Fronteras) en Afganistan y Yemen, en clara violación del derecho internacional humanitario, por poner solo dos ejemplos en las ultimas semanas. 

Mucho se puede hacer desde hoy en términos de sus métodos de trabajo, más si cabe si se tiene la presidencia rotatoria, como es el caso de España en el mes de Octubre. 

A corto plazo, Podemos propone:

·         Priorizar en la agenda del Consejo los derechos humanos, la equidad de género y la protección de civiles. También se promoverá que los miembros permanentes con derecho a veto adopten un compromiso formal de no utilizarlo en casos de genocidio o de crímenes de lesa humanidad y de guerra, con vistas a la eventual supresión de esta prerrogativa.

·         Ser la voz de los que no la tienen. El Consejo de Seguridad debe escuchar no sólo a las víctimas del terrorismo, sino también a las víctimas de conflictos sobre los que el Consejo toma decisiones. 

·         Tomar la iniciativa y no limitarse a reaccionar. Tomar la iniciativa para que el Consejo de Seguridad adopte un papel mucho más proactivo en la prevención de los conflictos armados y no únicamente en la gestión de crisis cuando han estallado.  Es necesario además, en ese caso, que no se limite a soluciones predominantemente militares sino que se aborden causas estructurales.

·         Fomentar la rendición de cuentas a través del establecimiento de mecanismos internacionales que garanticen la investigación de las violaciones de derechos humanos y la depuración de responsabilidades, incluidas las realizadas por los propios integrantes de Naciones Unidas.

Desde Podemos esperamos que la próxima secretaria general, que será nombrada en 2016 en un proceso que implica al Consejo de Seguridad y la Asamblea General, sea una mujer elegida mediante un proceso meritocrático y transparente con participación de la sociedad civil, que es a quien, en última instancia, las Naciones Unidas deben servir. Su mandato debería estar enfocado a priorizar la igualdad de género en la agenda mundial.