El pasado domingo 20 de octubre se celebraron elecciones presidenciales, legislativas y al Senado en Bolivia cuyo escrutinio de los resultados electorales preliminares al 100% se acaba de conocer. Según datos del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, Evo Morales volverá a ser presidente de Bolivia al superar por 10,1 puntos de diferencia a Carlos Mesa por 46,8% a 36,7%. El tercer lugar lo ocuparía el pastor evangelista de origen coreano Chi Hyung Chung, con un 8%; y el cuarto el Oscar Ortiz, con un 4%. El sistema electoral boliviano exige una diferencia de 10 puntos entre candidaturas o superar el 50% para evitar una segunda vuelta electoral. El MAS también ha ganado las elecciones al Congreso y Senado.

Estos resultados han llegado dos días después después de que el conteo rápido, que se aplica por primera vez en Bolivia, fuera aplazada cuando la candidatura de Evo Morales superaba en ocho puntos a su rival a falta de conocer el 16% del voto de zonas rurales, donde el MAS cuenta con más seguidores, que no se había contabilizado. Pese a que el Tribunal Supremo Electoral tenía cinco días para publicar los resultados oficiales, Carlos Mesa dio por hecho que habría una segunda vuelta y llamó a sus partidarios a protestar en las calles desde el domingo 20 después de una campaña basada en cuestionar la legitimidad y en la que anunció fraude sin haberse realizado las votaciones. La Misión Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió un comunicado expresando su sorpresa por los cambios en los resultados en unos momentos en que desde el Estado de Bolivia se hacía un llamamiento a la calma, la responsabilidad y dejar trabajar a los organismos electorales.

Las elecciones de Bolivia han enfrentado dos modelos radicalmente distintos. Por un lado, el del MAS y Evo Morales, basado en 14 años de gobiernos con una economía puesta al servicio de las mayorías indígenas, crecimiento sostenido, redistribución social, recuperación estatal de los recursos naturales y un proyecto autónomo del sistema financiero internacional. Por otro, el de Carlos Mesa y su plataforma electoral Comunidad Cívica, que ya fue vicepresidente del Gobierno de González Lozada que dimitió tras protestas sociales que dejaron 70 muertos, que representaba un programa económico liberal cercano al de Sebastián Piñera en Chile o Lenín Moreno en Ecuador. Pese a contar con sólo una mujer candidata a la presidencia, hay que destacar que tras incluir la exigencia de paridad obligatoria entre candidaturas de mujeres y hombres en 2014, Bolivia ha alcanzado el segundo lugar mundial con índice de paridad legislativo más elevado en todo el mundo, según ONU Mujeres

Ante un momento convulso y violento en América Latina, desde Podemos hacemos un llamamiento a respetar los procesos y resultados electorales y a no obstaculizar ni utilizar enfrentamientos políticos que repercuten directamente sobre el pueblo de Bolivia. Desde Podemos, también felicitamos a nuestros compañeros y compañeras del MAS, al propio presidente Evo Morales y al pueblo boliviano por su lucha digna, por los logros económicos y sociales conseguidos y por el respeto a los derechos de las poblaciones indígenas que ha sido un ejemplo no sólo para América Latina sino para todo el mundo.