En la madrugada del viernes 4 de noviembre, la policía turca detuvo a los dos co-presidentes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdag, al jefe de su grupo parlamentario y nueve diputados más en Diyarbakir, Ankara -donde la policía registró la sede central del partido- y otras ciudades. 

La detención de  los máximos dirigentes del HDP es intolerable ya que intenta acabar con  el tercer partido del Parlamento de Turquía sin ningún respeto por las  garantías legales, procesales y de apelación propias de una  democracia.  Desde  que el HDP entró en el parlamento turco, el presidente Erdogan ha señalado al partido como uno de los principales objetivos de sus políticas autoritarias.

Esta situación no es nueva ya que además de la detención de Alp Altinörs, co-portavoz del HDP, el pasado septiembre, 180 alcaldes y concejales y 300 dirigentes locales de formaciones kurdas permanecen en prisión y más de treinta ayuntamientos, el último el de Diyarbakir, han sido intervenidos por el Gobierno.

Tras el intento de golpe de Estado, la deriva autoritaria de Turquía no ha dejado de aumentar con la detención de más de 15.000 rectores, profesores y funcionarios de Educación; la detención de 130 periodistas, los últimos 13 empleados del diario Cumhuriyet que fueron encarcelados a finales de octubre; así como la detención de hasta 40.000 personas y suspensión de empleo de 80.000 funcionarios. Durante las dos últimas semanas, internet ha dejado de funcionar durante días enteros, como sucede desde ayer.

Desde Podemos queremos expresar nuestra solidaridad con los compañeros y compañeras del HDP y nuestra exigencia al Gobierno turco para la inmediata puesta en libertad de sus representantes así como al cese de las persecuciones y represión contra las fuerzas de oposición por parte del Gobierno turco.

Por esa misma razón, esta misma mañana, desde la Secretaría de Relaciones Internacionales de Podemos hemos retirado la invitación al personal de la Embajada de Turquía en España a nuestros actos diplomáticos como un gesto de protesta ante su Gobierno. Del mismo modo, nuestro Secretario de Relaciones Internacionales, Pablo Bustinduy, mantendrá una reunión con el Embajador turco en España para exigir la liberación de los dirigentes del HDP.

Federica Mogherini, Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ha mostrado su preocupación por la situación y la necesidad de contacto con las autoridades turcas.  Desde Podemos consideramos que las muestras diplomáticas de la Unión Europea son demasiado tímidas y pedimos a las instituciones europeas que estudien la interrupción de las relaciones con Turquía. 

Dada la gravedad de la situación, el Gobierno de España  y su nuevo Ministro de Asuntos Exteriores deberían llamar a consultas a su Embajador para exigir, de manera inmediata, al Gobierno turco la puesta en libertad de los diputados y diputadas detenidos así como el retorno de las garantías democráticas a Turquía.

Además, Podemos manifiesta su profunda preocupación por el cierre de más de 150 medios  de comunicación; solicita su reapertura, el restablecimiento de su independencia y la reincorporación de los empleados despedidos de conformidad con las garantías procesales; pide a las autoridades turcas que pongan fin a las intimidaciones e injerencias del ejecutivo en los medios de comunicación independientes. Condenamos asimismo los intentos de las autoridades turcas de intimidar y expulsar a los corresponsales extranjeros.

Este es el texto que el Eurodiputado Miguel Urbán  ha trasladado hoy a la Alta Representante: