La formación ha presentado una proposición no de ley en la que, además del cierre de la central nuclear, demanda un plan de reindustrialización para la zona

En otra iniciativa, Podemos insta al Gobierno a eliminar todas las trabas administrativas y los impuestos que actualmente tiene el autoconsumo directo

 

El diputado de Podemos por Álava, Juan López de Uralde, y el diputado de Podemos por Burgos, Miguel Vila, han registrado esta tarde dos proposiciones no de ley (PNL) en las que el grupo parlamentario de Podemos insta al Gobierno en funciones a no reabrir la central nuclear de Garoña (Burgos) y a eliminar todas las trabas administrativas y fiscales que tiene actualmente el autoconsumo eléctrico.

En su PNL, Podemos defiende que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) está dando pasos no solo para avanzar en la reapertura de Garoña, sino también para establecer compensaciones económicas a la empresa propietaria, Nuclenor, de cara a un futuro cierre. Podemos subraya que un Gobierno en funciones no puede plantear compensaciones económicas a una empresa privada que comprometan a un futuro Gobierno.

Además de instar al cierre definitivo con un calendario público de desmantelamiento, Podemos propone en su PNL desarrollar un «plan de reactivación económica de la zona, efectivo y dinamizador de la actividad de la comarca alrededor de alternativas productivas sostenibles, limpias y seguras».

En la segunda propuesta energética, centrada en el autoconsumo eléctrico, Podemos pretende que el Gobierno derogue «todas las trabas administrativas, técnicas o económicas al autoconsumo eléctrico que no tengan justificación, tales como las previstas en el Real Decreto 900/2015». Podemos justifica la necesidad de fomentar el autoconsumo por motivos ecológicos, económicos y sociales.

Según el partido, el autoconsumo, que en general está asociado con la energía fotovoltaica, supone todos los beneficios que aportan las energías renovables, como la reducción de emisiones de CO2 o el fortalecimiento de la soberanía energética. Además, Podemos defiende que las prácticas de autoconsumo se deben encuadrar en un Plan Nacional de Transición Energética que a su vez dinamice una transformación del modelo productivo basado en la creación de empleos de alto valor añadido.

Por último, la importancia del autoconsumo reside en la reordenación de fuerzas entre consumidores, productores y empresas en un sector como el eléctrico, donde dominan grandes monopolios. La posibilidad de instalar un equipo modular de generación fotovoltaica y abastecerse del mismo supondría un cambio muy significativo en el sector.

Para superar todos los escollos que actualmente encuentra el autoconsumo, Podemos insta a «promover de manera urgente» una legislación de autoconsumo que supere la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico y que se base en los siguientes principios:

  1. La energía autoconsumida instantáneamente (aquella que no hace uso en ningún momento de la red eléctrica) estará libre de cualquier tipo de imposición.
  2. La energía vertida a la red por la instalación de autoconsumo será retribuida.
  3. No existirá límite alguno en la potencia de las instalaciones que puedan acogerse a esta normativa.
  4. Se simplificarán los trámites administrativos para dar de alta dichas instalaciones estableciéndose un procedimiento sencillo y ágil.
  5. Se permitirán instalaciones compartidas; por ejemplo, entre viviendas de una misma comunidad de vecinos.