Según las últimas informaciones aparecidas en prensa y corroboradas por la Unión Federal de la Policía, se ha conocido que el Ministerio de Asuntos Exteriores incumplió el protocolo de seguridad al no transmitir la alerta de un ataque inminente que recibió del Gobierno de Francia, apenas ocho horas antes del atentado que acabó con la vida de dos policías españoles—Isidro Gabino San Martín Hernández y el Subinspector Jorge García Tudela— y seis empleados afganos de la Embajada el pasado 11 de diciembre de 2015.

Según la UFP y los propios agentes españoles que sobrevivieron al ataque, el propio Agregado de Defensa de la Embajada de España en Kabul recibió un correo electrónico de su homólogo en la Embajada francesa alertando de la posibilidad de un atentado contra alguna sede diplomática en Kabul, como así sucedió ocho horas después en las instalaciones españolas. Sin embargo, la información no llegó al equipo de seguridad de la Embajada ni esta activó el plan de emergencia y seguridad, que hubiera supuesto tomar medidas adicionales de seguridad en el recinto.

Desde Podemos volvemos a recalcar la necesidad de reforzar la seguridad de las Embajadas, su personal así como de los españoles en el Exterior, realizando una evaluación de todas las instalaciones y protocolos de actuación y pidiendo un compromiso de todas las fuerzas políticas para dotarlas con recursos suficientes e instalaciones seguras que les permitan desarrollar sus funciones.

En este sentido, debemos recordarle a la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, que deben ser los propios departamentos de Seguridad, en conjunción con el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, los que valoren las alertas y amenazas recibidas para aumentar el nivel de seguridad de nuestro personal en el exterior para así redoblar la seguridad.

Para empezar con esa tarea, es necesario que se faciliten todos los datos pertinentes no sólo para las investigaciones judiciales en marcha, sino también para una evaluación, tal y como pide también la Asociación de Militares Españoles (AUME), que permita conocer lo sucedido en el ataque a la Embajada de Kabul que el Gobierno español atribuyó un ataque a una casa de huéspedes cercana a la Embajada en un primer momento.

Es necesario evaluar las posibles responsabilidades sobre la no activación del protocolo de seguridad tras haber recibido una alerta de la Embajada francesa y aún más, poner sobre la mesa, todas las medidas necesarias para proteger al personal que trabaja al servicio de España en el exterior.

Podemos trabaja para reorientar nuestra política exterior hacia la construcción activa de paz y resolución justa de los conflictos para que todos los habitantes del planeta puedan vivir bajo una verdadera seguridad. En el caso de la compleja situación en Afganistán, las misiones internacionales no han servido para estabilizar y pacificar el país por lo que es necesario que nuestro país, junto con otros Estados y organismos multilaterales, acometa otra políticas, junto al Gobierno, organismos y sociedad civil de ese país, para cambiar la situación del país.