Montiel permite abrir el Canal GVA, exige a Puig y Oltra que no se emitan los plenos para no publicitar la acción del gobierno, y acepta que transmita en un mes

Las Provincias, MARTA HORTELANO

Los planes del Consell de reabrir una Radiotelevisión Valenciana (RTVV) provisional a partir del 9 d’Octubre estuvieron ayer a un paso de frustrarse. El líder de Podemos en la Comunitat, Antonio Montiel, planteó ayer sus dudas a la idoneidad de poner un parche para emitir en pruebas por el canal en el que estaba Canal 9 hasta que se redefina el modelo y se reabra una televisión pública definitiva por los problemas legales que podría acarrear una puesta en marcha apresurada.

Eso, a pesar de que su formación era una de las firmantes de la Proposición de Ley que Les Corts tenían previsto sacar adelante en el pleno del 9 de septiembre para derogar la ley que puso fin a las emisiones de RTVV. Pero, finalmente, los podemistas se conformaron con sacar cualquier imagen política del canal que desde el día de la Comunitat emitirá contenido enlatado, películas y series en valenciano.

La jugada de Podemos es maestra. Por un lado, permite cumplir con uno de los puntos del Pacto del Botánico que suscribió junto a Compromís y a PSPV para poner en funcionamiento la televisión pública autonómica, y por otro, marcar la agenda del Gobierno valenciano sin mancharse las manos. Así, Montiel planteó dar el apoyo que hasta ayer había garantizado sin condiciones a sacar adelante la proposición de ley en Les Corts, pero a cambio de que en la programación que se emita en la televisión provisional no se incluya ni el pleno del Consell ni los plenos de Les Corts que actualmente se emiten por el Canal GVA. Ese iba a ser incluso el nombre que iba a aparecer en la información del canal que se tiene que incluir en la parrilla. Montiel se garantiza así que la acción del gobierno valenciano (al que Podemos sustenta, pero en el que no participa) no se difunda por la televisión pública que estará emitiendo en un mes. El contenido se limitará a series, películas y programas enlatados. Hay que recordar que el gobierno valenciano sigue pagando a día de hoy por los derechos de películas que no puede emitir al no tener canal propio.

Con su maniobra el partido de Pablo Iglesias consigue desestabilizar al Consell y manda un mensaje claro al presidente, Ximo Puig, y a la vicepresidenta, Mónica Oltra. Nada podrá ser aprobado por Les Corts sin el visto bueno de Podemos, que estará vigilante y tratará de influir en todas las decisiones. Por no hablar de las dudas que el proceso de emisiones provisionales despertaba en los extrabajadores.

Finalmente, tras una reunión a tres entre Montiel, Puig y Oltra, ayer por la tarde, en el Palau, los tres grupos acordaron seguir adelante con el texto de la proposición de ley tal y como había sido redactado por los tres grupos, que la firmarán, presentarán y aprobarán conjuntamente. En un principio, no se han incluido exigencias más allá de las que aparecían en el texto inicial sobre plazos, aunque en un principio, fuentes conocedoras de la reunión aseguraron que se abordó no poner en funcionamiento el canal hasta el próximo año para trabajar en una reapertura ordenada.

La idea del tripartito ha sido desde un momento reabrir de manera provisional el 9 d’Octubre, algo que no contentaba a los extrabajadores. La nueva televisión definitiva, con plantilla, se iba a retrasar hasta finales de 2016, cuando cumplían todos los plazos legales del ERE y se podría liquidar la empresa de manera definitiva. El Comité de Empresa trasladó ayer a Puig que estaba dispuesto a negociar y aseguraron que no lo acusarían de incumplir promesas si no era posible la reapertura el 9 d’Octubre. De hecho lo acusaban de tener clara intención política si el mero objeto de reabrir ese día era el de emitir las imágenes del Canal GVA. Las mismas tesis que ayer abrazó Podemos.

Por la mañana, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ya anunció acciones legales si el Consell reabre una RTVV provisional y no readmite a toda la plantilla. Pero el nuevo canal no tendrá empleados.

* Leer noticia en Las Provincias