Unidas Podemos incluirá en su programa electoral el acceso prioritario a la tierra para la juventud, en coordinación con los bancos de tierras existentes

El desarrollo de nuestro país ha vivido de espaldas a la mayor parte del territorio. Esto ha perpetuado zonas de periferia en el interior de nuestro país, zonas mal comunicadas, pueblos y ciudades de los que la juventud sale solo con billete de ida.

Pablo Echenique, secretario de Organización y Acción de Gobierno de Podemos y candidato de Unidas Podemos al Congreso por Zaragoza; Ione Belarra, candidata de Unidas Podemos al Congreso por Navarra; Irene de Miguel, candidata a la presidencia de la Junta de Extremadura; Pablo Fernández, candidato a la Junta de Castilla y León; Maru Díaz, candidata al Gobierno de Aragón; Sofía Castañón, candidata de Unidas Podemos al Congreso por Asturias; Juanma del Olmo, candidato de Unidas Podemos al Congreso por Valladolid; Ana Marcello, candidata de Unidas Podemos al Congreso por León, entre otros y otras, han participado este domingo en Madrid en a la manifestación ‘La España vaciada’, convocada por plataformas, asociaciones y colectivos de todo el país para exigir políticas que reviertan el éxodo rural y la despoblación de estos territorios.

Junto a los muchos colectivos y asociaciones de la sociedad civil que se han reunido en la Plaza de Colón para denunciar el abandono institucional de la España rural, Echenique ha querido respetar el espacio de quienes han convocado la marcha: «Hoy tienen que hablar los movimientos sociales, porque son ellos quienes tienen las propuestas y conocen el territorio», ha comentado.

El territorio rural en nuestro país abarca el 80% de nuestra geografía, pero en él solo vive el 20% de la población. Unidas Podemos defiende un proyecto político para hablar de pueblos vivos y con futuro, frente a quienes quieren una España repleta de pueblos en peligro de extinción.

Hasta la fecha las políticas rurales han quedado reducidas a gestionar y ejecutar los fondos europeos, tanto los estructurales como los derivados de la PAC. El desarrollo de nuestro país ha vivido de espaldas a la mayor parte del territorio. Esto ha perpetuado zonas de periferia en el interior de nuestro país, zonas mal comunicadas, pueblos y ciudades de los que la juventud sale solo con billete de ida.

Este desequilibrio se ha intensificado en los últimos tiempos afectando incluso a la pérdida de población en ciudades pequeñas y medianas. La concentración en unas pocas grandes ciudades y zonas costeras al calor de empleos precarios nos deja un país partido, desconectado y con enormes desigualdades territoriales que hay que recuperar para afrontar los retos que tenemos por delante.

Para superar la ‘España vaciada’ no es suficiente la lucha contra la despoblación, sino que nuestras comarcas necesitan revitalizar la estructura social y económica, generando una dinámica que vuelva a repoblar de ilusión nuestros pueblos, una política de Estado para hacer justicia a un mundo rural vivo y con futuro. Para enfocar convenientemente los problemas que sufre nuestro mundo rural necesitamos un enfoque integral.

Las reformas sociales que Unidas Podemos desarrollará si llega al Gobierno necesitarán implementarse de forma gradual (la renta de garantía de ingresos, la prestación por hijos e hijas a cargo, la rehabilitación de vivienda o la mejora de los servicios para personas dependientes), y las primeras fases se pondrán en marcha en el mundo rural.

El diseño de las inversiones productivas asociadas al plan horizonte verde para transformar el modelo industrial (energías renovables, la gestión de residuos y del agua, la conectividad digital y la innovación en el sector primario) y el plan horizonte morado para desarrollar grandes infraestructuras sociales de cuidados, en particular servicios a la dependencia y a la infancia, seguirán un diseño descentralizado para que las inversiones ayuden a cerrar la brecha territorial y no a agrandarla como ha ocurrido hasta ahora.

Entre otras medidas, Unidas Podemos apuesta por políticas que garanticen el acceso a los servicios de toda la población rural, las nuevas tecnologías que promuevan la generación de empleo de calidad y la incorporación de mujeres y jóvenes bien formados y con iniciativas para crear riqueza y empleo en las zonas rurales históricamente castigadas, garantizando, por ejemplo, el acceso prioritario a la tierra para la juventud, en coordinación con los bancos de tierras existentes.

Es necesario además pensar un nuevo marco institucional y de financiación e iniciar un debate de Estado para actualizar la organización municipal y generar una institucionalidad capaz de frenar la fragmentación y el debilitamiento de unos municipios que son cada vez más pequeños.

Finalmente, Unidas Podemos apuesta por reforzar la financiación municipal, fortalecerla en general, además de compensar la desigualdad territorial de municipios que tienen mucha masa forestal y bienes comunes que atender. Por eso incorporaremos a la financiación fondos de compensación del valor forestal que permitan revertir esta situación reconociendo la necesidad de aumentar la contribución del conjunto del país a mantener los bienes comunes cuya sostenibilidad está ligada a la del al mundo rural.

Domingo, 31 de marzo de 2019