La senadora Maribel Mora ya ha registrado una propuesta de veto y una serie de enmiendas que piden la retirada de la reforma impulsada por el PP

Esta es la primera iniciativa parlamentaria de Podemos en el Senado y será defendida por Mora en la Comisión de Sanidad el próximo 25 de agosto y el 8 de septiembre en el pleno de la Cámara Alta

Podemos ya ha registrado la propuesta de veto y las enmiendas a la reforma de la ley del aborto que pretende llevar a cabo el Gobierno del Partido Popular y que busca imponer el consentimiento paterno a las menores que quieran abortar. Esta es la primera iniciativa parlamentaria de Podemos en el Senado y será defendida por Maribel Mora, abogada andaluza y la primera representante de Podemos en la Cámara Alta.

“El Grupo Parlamentario Popular pretende imponer su mayoría absoluta justo antes de perderla para anular el diálogo y aprobar un sinsentido a golpe de votación de grupo que va a suponer un retroceso de derechos humanos de las mujeres”, asegura Mora, que defenderá la propuesta de veto y las enmiendas en la Comisión de Sanidad el próximo 25 de agosto y el 8 de septiembre en el pleno del Senado.

Asimismo, Mora defiende que “no existe ninguna demanda social para hacer esta reforma y ningún argumento científico para llevarla a cabo”. Además, recuerda que solamente el 0,44% del total de las mujeres que interrumpen su embarazo son menores de 16 y 17 años y, de ellas, el 90% lo hace con el apoyo de sus padres. En la propuesta de veto también se insiste en que solamente un 10% de ese 0,44% no puede comunicarlo a sus tutores por padecer un situación de maltrato o desamparo familiar y que precisamente a ellas es a las que va a afectar esta reforma, porque las va a obligar a contar con la autorización paterna cuando están sufriendo precisamente una situación de maltrato con esos mismos progenitores.

La reforma que propone el Partido Popular también es contraria al informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, del 17 de junio de 2015, que exhorta al Estado español a retirar la proposición por considerarla completamente incompatible con las normas interancionales de derechos humanos. En esta línea, los representantes de Podemos en el Senado han presentado este veto al considerar que la propuesta del PP es “una reforma ideólogica y moral que nada tiene que ver con las necesidades de la ciudadanía”.