Los diputados de Podemos Alberto Rodríguez, Juan Antonio Delgado y Ana Marcello y el senador de En Comú Podem Óscar Guardingo han registrado este jueves en el Congreso una Proposición No de Ley para proteger el sector del taxi

La iniciativa denuncia el descontrol al respecto por parte de las administraciones públicas competentes y reivindica una competencia transparente y no desleal en la prestación de los servicios de transporte de viajeros

 

Los diputados de Podemos Alberto Rodríguez, portavoz en la comisión de Empleo y Seguridad Social, Juan Antonio Delgado, portavoz adjunto en la comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, y Ana Marcello, diputada por León y miembro de la Secretaría de Relaciones con la Sociedad Civil y los Movimientos Sociales, han registrado este jueves, 14 de abril, en el Congreso de los Diputados, una Proposición No de Ley (PNL) sobre medidas contra el incremento del intrusismo y la piratería en el transporte público de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas.

Al registro han acudido, además, el senador de En Comú Podem, y también miembro de la Secretaría de Relaciones con la Sociedad Civil y los Movimientos Sociales, Óscar Guardingo y algunos trabajadores del sector del taxi.

A través de esta PNL, el grupo parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea pretende instar al Gobierno a llevar a cabo las actuaciones necesarias para modificar la normativa de tráfico (Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos), en concreto el anexo XVIII, relativo a las placas de matrículas. La PNL propone dotar de un color específico (azul) para el fondo de las placas de matrícula que lleven instaladas todos los vehículos autotaxis y los de arrendamiento con conductor.

La iniciativa, desarrollada a partir del trabajo conjunto con trabajadores y asociaciones del sector del taxi, responde a una preocupación creciente por que exista una competencia transparente y no desleal en la prestación de los servicios de transporte de viajeros en vehículos de hasta nueve plazas (taxis y arrendamiento con conductor). Con ello, se pone encima de la mesa la preocupación por el incremento del intrusismo en dicho segmento del transporte que, junto con el transporte colectivo urbano, es el más utilizado por los ciudadanos.