Desde Podemos volvemos a mostrar nuestra preocupación y condena ante el gravísimo deterioro  de la situación humanitaria en Siria y las continuas e incesantes violaciones de los derechos humanos, particularmente en mujeres y niñas.

Fuentes humanitarias cifran entre 70 y 150 personas muertas, en su inmensa mayoría civiles, las víctimas de un nuevo ataque químico el 7 de abril en la ciudad de Duma, en el contexto de la ofensiva militar del gobierno sirio sobre Guta Oriental. Las acusaciones de uso de armas químicas, prohibidas por el derecho internacional dado su impacto indiscriminado sobre la población civil, deben ser investigadas exhaustivamente para determinar su veracidad y que sus responsables rindan cuentas. En este sentido apoyamos la investigación independiente de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y urgimos a las partes en conflicto a prestar toda su cooperación y garantizar el acceso a Duma al equipo investigador.

Desde Podemos nos reafirmamos en nuestro compromiso con una salida negociada a la suma de conflictos que alimentan la guerra en Siria y nos oponemos a cualquier ataque unilateral en la región. El bombardeo atribuido a aviones israelíes contra una base militar siria en Homs, que se ha saldado con 14 militares muertos; la persistencia de la operación militar de Turquía que continúa en el norte de Siria tras la toma del cantón de mayoría kurda de Afrin a finales del mes pasado, y el cruce de amenazas y reacciones unilaterales por las partes beligerantes, representan en ese sentido un grave riesgo de escalada y prolongación del conflicto y se suman a las continuas violaciones de la tregua humanitaria demandada por la resolución 2401 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El desprecio por las reglas más elementales del derecho internacional humanitario y el gravísimo impacto sobre la vida de la población civil en el país deben ser neutralizados de inmediato por la declaración de una nueva tregua humanitaria, la protección efectiva de la población civil, y la negociación de un acuerdo de paz entre las partes garantizado por la comunidad internacional.