• Una cuestión de voluntad política: por una política europea de asilo y salvamento marítimo

En un comunicado de octubre del pasado año Amnistía Internacional ya advertía de que “se perderán muchas vidas en el mar Mediterráneo a menos que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) se esfuercen por garantizar una operación conjunta de búsqueda y salvamento en toda regla”. Sin embargo, la Unión Europea siguió adelante con la Operación Tritón, puesta en marcha por la agencia Frontex, y que sustituía a la italiana Mare Nostrum, que sí tenía una vocación clara de salvamento marítimo. Este domingo hemos sido testigos de las terribles consecuencias del recorte del 60% en el presupuesto destinado a esta operación, 700 personas han fallecido ahogadas mientras trataban de alcanzar la costa en un pesquero. Preocupada exclusivamente por la vigilancia de las fron- teras, la Unión Europea parece haber olvidado la legislación y los tratados de protección internacional que ha suscrito en diversas ocasiones. El primer y más básico derecho de las personas es el derecho a la vida y hoy de nuevo la Unión Europea ha incumplido, una vez más, su compromiso con la Declaración Internacional de los Derechos Humanos así como con la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

La mayor parte de las personas que actualmente arriesgan su vida para tratar de cruzar el Mediterráneo son ciudadanos que deberían tener garantizado el derecho a solicitar protección internacional en la Unión Europea, al ser potenciales víctimas de persecuciones de diversa índole. Muchos huyen de la guerra en Siria y de la inestabilidad política que vive Libia, dos conflictos en los que la UE ha jugado un papel crucial. Ante la inexistencia de vías legales de acceso a los países miembro de la UE debida a las duras políticas de emisión de visados y a la negación, por parte de países como España, a tramitar solicitudes de asilo en embajadas, estas personas no tienen otro remedio que arriesgar sus vidas por rutas cada vez más peligrosas.

En nuestro país la actitud, profundamente cargada de hipocresía del Partido Popular con respecto a este tema ha impedido que se pueda trabajar en Europa por una respuesta verdaderamente colectiva a las necesidades de búsqueda y salvamento que se dan en el Mediterráneo. Sin ir más lejos, esta misma semana el Ministro de Interior afirmaba que Frontex no debería tener en su mandato las funciones de salvamento. Desde Podemos reclamamos que se pongan en marcha de forma urgente las siguientes medidas:

• Trabajar conjuntamente con el resto de miembros de la Unión Europea para evitar más muertes en el Mediterráneo y la puesta en marcha de forma inmediata de una operación de salvamento con suficiente dotación. De lo contrario, como señala Médicos Sin Fronteras, el Mediterráneo seguirá convirtiéndose en una gran fosa común ante los ojos horrorizados de la ciudadanía.

• Articular vías de entrada a la Unión Europea legales y justas que eviten que las personas arriesguen sus vidas; así como mecanismos para solicitar protección internacional y asilo en terceros países, algo amparado tanto por la legislación nacional como internacional.

• Revisar las políticas de asilo de la Unión Europea para dar una respuesta adecuada a la crisis humanitaria que viven países como Siria.

• Pedir a los Estados miembro de la Unión Europea dar una respuesta conjunta a la crisis humanitaria, sin que ello sea pretexto para justificar futuras operaciones militares en países como Libia.

• A nivel nacional, decretar tres días de luto oficial como se hizo tras el accidente de Germanwings en el que fallecieron 150 personas.

Por el fin de las muertes en el Mediterráneo, una cuestión de voluntad política.