participa.podemos.info

Primarias en Castilla la Mancha para el Senado

Paulina Andrea Miguel Marín

Paulina Andrea Miguel Marín

Biografía

Pese a lo que la mayoría espera no haré aquí un recuento de mis títulos académicos, ni de mis logros profesionales, ni tampoco de mis méritos como activista. Porque creo que el valor de las personas va más allá de rangos y cifras. Creo que esta sociedad necesita un cambio, un cambio político, pero también uno de base, sobre nuestra forma de percibir y valorar al resto de la gente. Valorar por calidad humana, dejando los prejuicios de lado. Diré de mi que soy madre, que soy una mujer luchadora, una persona optimista que piensa que el humor es el mejor salvavidas, que soy una persona que confía en el futuro y aprende del pasado, pero tiene los pies bien puestos en el presente, que aprendió a mirar los problemas de frente y a buscar soluciones. Que sabe hacer con lo que tiene. Que intenta no olvidar que la humildad es la mejor consejera. Una persona inquieta y curiosa, deseosa de aprender y superar sus múltiples defectos cada día. Una persona consciente de qué no habrá cambio sin compromiso y sin lucha, que este país necesita gente que esté dispuesta a dejarse la piel sin esperar recompensas ni aplausos.

 

Motivación para presentarse

Creo que la gente merece recuperar la esperanza. El peor agravio al que puede someterse a una persona es robarle el sueño de un futuro mejor, porque eso es condenarla a la muerte en vida. Es convertirla en un zombie. Este, es el crimen más grave que han cometido nuestros representantes políticos y poderes económicos. Su ambición irracional, irresponsable y ciega, no mide consecuencias. Una gente que a mi parecer, bordea la psicopatía. Por eso, creo que los ciudadanos no debemos delegar ni un ápice más en estas personas, debemos arrebatarles toda confianza. Asumir que es necesario administrar, proteger y cuidar nosotros mismos nuestros recursos, dando prioridad a los recursos humanos como a los naturales, ya que son estos, la verdadera riqueza de un país. La verdadera economía es la que se genera en las calles, el valor de las cosas no puede cuantificarse simplemente a través del dinero. Una hoja de papel no vale nada, pero detrás deja un bosque talado o un río contaminado... Las personas debemos de una vez asumir la responsabilidad y crear un nuevo estado de poder en el que prime la cordura y el sentido común. Yo me siento capacitada y con fuerzas para poner mi granito de arena en este cambio.