Podemos se congratula de la celebración en el Consejo de Seguridad de un debate abierto sobre Mujeres, Paz y Seguridad. Sin embargo, tanto el Consejo como España en su política exterior deberían cumplir con los mandatos de las propias resoluciones del Consejo (1325, 1820, 1888, 1889, 1960, 2106 y 2122) así como lo señalado en la Plataforma de Acción de Beijing y en la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés).

Desde Podemos esperamos que la próxima secretaria general, que será elegida en 2016, sea una mujer que defienda los derechos de las mujeres y la igualdad de género y que sea elegida mediante un proceso meritocrático y transparente.

Podemos lamenta que la igualdad de género no haya sido una prioridad para el Gobierno de Rajoy durante esta legislatura, como muestra el cierre en 2012 de la oficina Mujeres de la ONU en España, la reducción de las contribuciones españolas al Fondo de Igualdad de la ONU o el incumplimiento del Plan de Acción del Gobierno de España para la aplicación de la resolución 1325 de la ONU que hoy se conmemora.

Podemos resalta la incoherencia del Gobierno del PP, que se preocupa ahora por la agenda internacional de género, mientras que en 2012 cerró en España la oficina Mujeres de la ONU y redujo de forma considerable su contribución a este organismo. Del mismo modo, Podemos recuerda que únicamente el 2% de la ayuda a la paz y la seguridad en Estados frágiles para el periodo 2012-2013 tuvo como principal objetivo la igualdad de género, y solo el 3% del personal militar de las misiones de la ONU fueron mujeres.

Desde Podemos damos la bienvenida a la celebración del debate abierto sobre Mujeres, Paz y Seguridad, un tema clave de la agenda política internacional bajo la presidencia de España en el Consejo de Seguridad. Del mismo modo, saludamos también la participación en el debate de representantes de la sociedad civil, un aspecto que debería ser la norma en el Consejo de Seguridad y no una honrosa excepción.

Creemos que es fundamental incorporar un análisis de género en las discusiones y acciones del Consejo de Seguridad para implementar su mandato de proteger a la población civil con instrumentos como las operaciones de paz, las operaciones humanitarias y los comités de sanciones.

Además de sufrir las consecuencias de los conflictos armados en tanto que civiles, las mujeres se enfrentan a vulnerabilidades añadidas, y el Consejo de Seguridad, al igual que España en su política exterior, debería cumplir con los mandatos de las propias resoluciones del Consejo de Seguridad (1325, 1820, 1888, 1889, 1960, 2106 y 2122) así como lo señalado en la Plataforma de Acción de Beijing y la CEDAW.

Los preocupantes incidentes de abusos y explotación sexual por parte de contingentes de cascos azules son un asunto de máxima importancia, y el Consejo de Seguridad debe asegurarse de que no queden impunes, para lo que debe garantizar medidas de justicia, verdad y reparación para las víctimas, que en su mayoría son mujeres y niñas.

Nos alegramos de descubrir que la equidad de género es una prioridad internacional para el Gobierno, pero lamentamos que no haya sido así en los últimos cuatro años de esta legislatura en España, como muestra el cierre de la oficina Mujeres de la ONU en España el año 2012, la reducción de las contribuciones españolas al Fondo de Igualdad de ONU, o el incumplimiento del Plan de Acción del Gobierno de España para la aplicación de la resolución 1325 de la ONU que hoy se conmemora.

Una mujer como Secretaria General de Naciones Unidas

Desde Podemos esperamos que la próxima secretaria general, que será elegida en 2016, sea una mujer que defienda los derechos de las mujeres y la igualdad de género y que sea elegida mediante un proceso meritocrático y transparente.

Para que las acciones del Consejo de Seguridad sean coherentes con su mandato de respeto de los derechos de las mujeres y logro de la equidad de género, consideramos necesario implementar medidas que actúen sobre las causas estructurales de la desigualdad de género, y que no estén solo dirigidas a añadir mujeres a los organigramas militares y de seguridad de las misiones.

Desde Podemos instamos al Gobierno del PP a que en su política exterior también sea coherente con la agenda de género, paz y seguridad propuesta por la ONU. Para ello es necesario:

  • Implementar el Plan de Acción del Gobierno de España para la aplicación de la resolución 1325, elaborado en el 2007, así como su vinculación con el Plan de la Unión Europea para la implementación de las resoluciones 1325 y 1820. Asimismo, la realización anual de los informes de seguimiento, tal y como establece el Plan
de Acción, y la implementación de las recomendaciones surgidas en estas evaluaciones.
  • La participación significativa y apoyo financiero a las agencias/consejos/grupos de género de los organismos gubernamentales multilaterales (ONU, OCDE,…) y en los organismos gubernamentales regionales (UA, CEPAL, ASEAN…) en los que España participe.
  • Priorizar la asignación de recursos para apoyar las alianzas de los movimientos feministas y favorecer los derechos de las mujeres en la política global.
  • La incorporación de un análisis y evaluación de género en la política exterior española que tenga en cuenta las discriminaciones que sufren las mujeres promoviendo medidas para su empoderamiento, así como coherencia con la Ley de Igualdad.
  • La promoción de la participación de mujeres en posiciones de liderazgo en organismos multilaterales, incluyendo las operaciones de paz de la ONU, así como la participación de mujeres en sus componentes tanto civiles como militares (actualmente solo un 8% de los cascos azules desplegados por España son mujeres).

En Podemos no tenemos un doble rasero, nacional e internacional, y continuamos comprometidos con:

  • Crear, mantener y recuperar la gestión pública de los servicios de fomento de igualdad y atención psicológica, jurídica, social y de empleo a mujeres violentadas y menores expuestos a violencia de género.
  • Adoptar medidas de intervención orientadas a erradicar la violencia machista, incluyendo un plan de intervención psicosocial destinado a hombres condenados por violencia machista y un plan de fomento de masculinidades no violentas.
  • Poner los medios necesarios para garantizar el acceso de todas las mujeres a todos los métodos anticonceptivos y a garantizar el abastecimiento de la píldora contraceptiva de emergencia en todos los centros de atención primaria y urgencias.
  • Garantizar asimismo la cobertura de la interrupción voluntaria del embarazo por el sistema público de salud.
  • Aprobar medidas de atención especial a madres solas, para que el cuidado no sea incompatible con su carrera profesional, incluyendo el establecimiento de ayudas para promover su contratación y fomento de la flexibilidad horaria.

Área de Igualdad y Secretaría de Relaciones Internacionales de Podemos