• La primera senadora sorda rompe una barrera histórica con su primera intervención.

  • Pilar Lima, de Podemos, cuenta con dos intérpretes para su trabajo en la Cámara.

  • La parlamentaria asegura que los políticos se escuchan poco entre ellos.

 

El Mundo, ÁLVARO CARVAJAL

En un lugar donde se escucha poco, la primera senadora sorda se ha hecho oír en su estreno en el Senado. Pilar Lima, de Podemos, ha derribado este jueves una barrera histórica en favor de la integración de la discapacidad en la vida política al convertirse en la primera parlamentaria sorda en intervenir con la lengua de signos en la Cámara Alta.

Ayudada por dos intérpretes, una para traducir todo lo que se dice y otra para ser su voz, Lima ha defendido el veto de Podemos al proyecto de Ley de Seguridad Nacional durante la Comisión Constitucional. Es curioso, pero su estreno en el Senado ha llegado antes de que haya podido tomar posesión del cargo, ya que por las vacaciones, el primer Pleno no tendrá lugar hasta el 1 de septiembre.

«Si me abuchean ese día, me da igual porque no les oigo«, ha bromeado Lima antes de entrar en la comisión, en alusión a los sonoros abucheos que recibió su compañero de partido Ramón Espinar cuando prometió su cargo. Ella lo hará como senadora por designación autonómica por la Comunidad Valenciana. La tercera parlamentaria de Podemos a la espera de las elecciones generales.

Diplomada en Trabajo Social y profesora de lenguaje de signos, Lima no se siente ningún «símbolo» porque se reivindica como una persona «normal». Al fin y al cabo, la senadora de Podemos considera que está llevando a la vida política una realidad que está en la calle. Y es que el colectivo de sordos ronda el millón de personas en España. «Más que un símbolo espero ser un modelo para que esto vaya a más y aumenten el número de personas dispares, porque la pluralidad es riqueza», ha asegurado a la salida.

Lo cierto es que las intervenciones de la senadora han llamado la atención de unos cuantos parlamentarios presentes. Algunos hasta se arqueaban para poder observarla, aunque otros no hacían ni caso. Mientras, delante de la primera fila, las dos intérpretes que la acompañarán en esta etapa iban traduciendo todo. Así, ha tenido su primer debate con el PP a cuenta de la Ley de Seguridad Nacional, y que según Podemos produce «desconfianza».

Lima ha «alucinado» con la poca atención que en general se presentan los políticos. «Para una persona sorda el contacto visual es muy importante. Cuando veo que están mirando el móvil o leyendo el periódico creo que no están atendiendo», ha dicho. «Para nosotros si no estás mirando no estás escuchando».

La senadora es sorda de nacimiento y como todas las personas con esta discapacidad han tenido que ir rompiendo barreras y enfrentándose a los tabúes y dificultades de una sociedad que no facilita su inclusión en el mundo laboral. «Vivimos una situación de discriminación», se ha lamentado. Por eso, espera poder trabajar contra ella y «animar» a otras personas sordas a seguir sus pasos en las instituciones.

Después de su primera experiencia, se ha mostrado satisfecha, aunque con sensaciones que todavía tiene que «interiorizar» y «digerir» porque todo ha sido «muy rápido». «Me he sentido un poco como si estuviera en el instituto, como cada uno estaba a sus cosas…», ha explicado. «Me siento como en una nube. La nube del cambio, supongo».

Vestida con chaqueta negra, camiseta blanca y zapatillas, Lima lleva siempre puesto el buen humor. Tras encontrarse en la comisión a la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá, ha bromeado con la extraña situación. «Parece que me sigue a todos lados», ha dicho la senadora valenciana.

A quien se quiere encontrar, y pronto, es al líder de su partido, Pablo Iglesias, a quien no conoce aún en persona. «Tengo muchas ganas de hablar con él y poder comentar muchas cosas», ha asegurado. Pero, para ella, por encima de todo, lo más importante es la «responsabilidad» de hacer sentir orgullosas a las personas que han confiado en ella cuando la votaron en las primarias de Podemos. Responder «a toda la gente» que le ha pedido «que no les defraudara». En su primer día, por lo pronto, Pilar Lima ha roto la primera barrera por la integración de las personas sordas.

 * Leer noticia en El Mundo