Este lunes la portavoz en el Parlamento Europeo y secretaria de Rescate Ciudadano ha mantenido un encuentro de trabajo con distintos colectivos de mujeres trabajadoras y activistas del sector de los cuidados, así como sindicatos y expertas

A raíz de un informe sobre trabajadoras domésticas y cuidadoras de la UE en el Parlamento Europeo, la reunión ha trabajado sobre las Propuestas No de Ley que se presentarán en el Congreso y en los diferentes parlamentos autonómicos para reconocer los derechos de este sector

“La responsabilidad de velar por el respeto de los derechos de las trabajadoras domésticas y de las cuidadoras es del Estado”, ha afirmado la portavoz en el Parlamento Europeo y secretaria de Rescate Ciudadano, Tania González, tras la reunión de trabajo mantenida con representantes del sector de los cuidados y de las trabajadoras del hogar este lunes en La Morada.

A raíz de un informe en el que participó Tania González sobre la situación de las trabajadoras domésticas y cuidadoras de la Unión Europea y del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, se han puesto en marcha en España la redacción de varias Proposiciones No de Ley tanto a nivel estatal como autonómico para reconocer los derechos de las trabajadoras de este sector.

Así, la portavoz europarlamentaria ha afirmado que “reconocer los derechos de las empleadas del hogar y de las cuidadoras no necesariamente implica que la carga vaya a recaer en las familias” y ha recordado los ejemplos de otros países europeos como Francia y Bélgica, señalando a los políticos que defienden lo contrario, ya que “mienten, intentando justificar su falta de voluntad para atender unas demandas más que justificadas”.

Estas reuniones de trabajo se reproducirán durante varias semanas, como ya hizo la formación morada con la redacción de la Ley 25, en la que el diálogo y la interacción con la sociedad civil son las bases del trabajo parlamentario, enfocado principalmente a visibilizar a los invisibles y, en este caso, a poner los cuidados en el centro de la vida política de la misma manera que están en el centro de la vida de las personas.