Con la decisión de declarar a Jerusalén como capital de Israel, y anunciar el traslado de su Embajada desde Tel Aviv, EEUU se convierte en el único país del mundo en seguir las políticas de anexión de Israel. Además, Donald Trump pasa a convertirse en aliado de las políticas más extremistas de Benjamín Netanyahu, de los colonos más fanáticos en Israel y de las fuerzas más reaccionarias en su propio país. Desde el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos – En Comú Podem – En Marea condenamos enérgicamente esta decisión como un agresión contra la paz y la legalidad internacional.

Como ya hizo al abandonar el Acuerdo de París contra el Cambio Climático y como está haciendo con su suicida escalada en la crisis con Corea del Norte, esta decisión supone un nuevo ataque de Trump a la legalidad internacional, las instituciones del multilateralismo democrático, el consenso internacional del resto de países del mundo y puede suponer un estallido de consecuencias imprevisibles para Oriente Medio y todo el mundo.

El estatus Jerusalén es el asunto más sensible del consenso internacional que por ahora ha destrozado Donald Trump. Es una de las ciudades que más ha sufrido la ocupación y las políticas de colonización. Sus habitantes sufren una política cotidiana de demoliciones, expulsiones, detenciones arbitrarias, confiscaciones de tierras, discriminación y segregación cotidiana y violencia, especialmente cuando se atacado el status de los Santos Lugares.

La Unión Europea y España no pueden dar cobertura a esta política de Donald Trump. La UE, como mayor donante económico del proceso de Oslo, está ante la última oportunidad para acabar con una política de mediación ante Israel y Palestina que, en la práctica, ha favorecido las políticas de ocupación al permitir que Israel viole cotidiana y sistemáticamente las resoluciones y legislación internacional y los derechos humanos de la población palestina. Nuestro país ha desaprovechado la oportunidad de pasar de las palabras a los hechos reconociendo al Estado palestino, implementando acciones contra la colonización de tierras de Israel en consonancia con la resolución 2334 elaborada durante su presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y en poner en marcha mecanismos contra las empresas que operan en las colonias de Israel.

No hay más tiempo que perder. Desde nuestro Grupo Parlamentario exigimos al Gobierno de España que convoque al Encargado de Negocios de EEUU en nuestro país y que, junto con el resto de los países de la Unión Europea, cancele el desayuno informal de Benjamin Netanyahu con el Consejo de Asuntos Exteriores el próximo lunes 11 de diciembre. No hay más tiempo que perder: España y la UE deben poner en marcha políticas para cumplir la legalidad internacional, presionar y sancionar a Israel si no acaba con la ocupación, el bloqueo a Gaza y su políticas de apartheid.